Milani es la dictadura – 22 de septiembre 2017

Hace un par de horas, la Gendarmería entregó su riguroso informe de 28 peritos. Son dos tomos de 150 páginas con un anexo que contiene discos rígidos, fotos y videos.
Para Cristina, se trata solo “una gigantesca bomba de humo para ocultar la desaparición de Maldonado”.
Para Elisa Carrió, “el gobierno de Cristina asesinó a Nisman con el apoyo de Aníbal y Milani”.
Pero para el general encarcelado César Milani, el crimen de Nisman es el motivo para que sea involucrado en ese asesinato como jefe de la inteligencia paralela del gobierno K.
Para el diputado y ex vice de la DAIA, Waldo Wolf, el autor material del crimen del fiscal fue un agente de inteligencia.
La confirmación del magnicidio de Nisman deja muy complicado, a partir de ahora, además de Cristina que era la comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, a quien era el jefe del Ejército, el general Milani. Hay fuentes de inteligencia que dicen que cuando Carlos Zannini en nombre de Cristina les dijo al espía Antonio Stiuso y a Nisman que no investigaran más a Irán, los fondos destinados a tal efecto pasaron a manos de Milani que fortaleció el espionaje interno paralelo que como todo el mundo sabe está prohibido por ley. Pero como si esto fuera poco, Milani era el encargado de monitorear los movimientos del fiscal asesinado, de su familia y de los empleados de su oficina. Ahora viene la etapa de averiguar quiénes fueron los autores materiales e intelectuales del crimen y los encubridores. Por eso Milani, igual que Cristina, será citado por el fiscal Taiano. Tiene muchas explicaciones que dar. Porque poco antes de que se conociera que el fiscal tenía un balazo en su cabeza, la comunidad de espías tuvo un tsunami de llamados telefónicos entre los que aparece el celular de Milani. Otros capos de los espías cristinistas también van a tener que desfilar por tribunales. Oscar Parrilli a la cabeza, pero también Juan Martin Mena y Rodolfo Tailhade, los encargados de las operaciones sucias al servicio de Cristina.
Elisa Carrió, denunció a Milani, a Cristina, a Aníbal Fernández y a Alejandra Gils Carbó por encubrir el asesinato de Alberto Nisman. Así lo planteó en el escrito que presentó en tribunales durante el gobierno anterior. Pero después, en sus declaraciones a la tele dijo que Milani era capaz de matar y que el gobierno de Cristina estaba volviendo al 76 porque “si la inteligencia interna la maneja un general acusado de delitos de lesa humanidad quiere decir que ellos son la dictadura”.
Es el peor momento en la vida del general César Milani. Está cercado judicialmente por todos lados. La Cámara Federal de Casación Penal confirmó su procesamiento con prisión preventiva por violaciones a los derechos humanos durante el terrorismo de estado. Estamos hablando del secuestro de Pedro y Alfredo Olivera por el cual está detenido en la cárcel de Ezeiza.
Está acusado de integrar los grupos de tareas que secuestraron, torturaron y asesinaron durante el genocidio bajo las órdenes del chacal Luciano Benjamín Menéndez, dueño y señor de la vida y la muerte del Tercer Cuerpo de Ejército en aquel entonces.

Al parecer, Milani no dejó delito por cometer. Sospechado de haber sido parte del plan para asesinar a Nisman y preso por su actuación en la dictadura, también fue un ladrón de estado. La Oficina Anticorrupción pidió la elevación a juicio oral y público “por enriquecimiento ilícito”. No pudo justificar y mintió a la hora de explicar de dónde sacó el dinero para comprar una mansión en La Horqueta, el barrio top de San Isidro.
Mintió descaradamente sobre un préstamo de 200 mil dólares que nunca se hizo. Milani tuvo y tiene como amigos a fascistas criminales violadores de los derechos humanos como el teniente Eduardo Enrique Barreiro, el comodoro Luis Fernando Estrella y el coronel Marcelo Oscar Granitto. Según la escucha que se conoció en la investigación que el fiscal Alberto Nisman hizo de Cristina, Milani llegó a ser el máximo espía con estructura propia gracias a su amistad tan peculiar con Nilda Garré y a que la hija de la entonces ministra era novia de otro capo de la agencia de inteligencia llamado Fernando Pocino. Ahí aparece Horacio Verbitsky, jefe histórico de Nilda Garré, que al principio, desde el CELS defendió la designación de Milani pese a las fuertes evidencias del Nunca Más riojano que había denunciado Jorge Lanata.
Un año tardó Verbitsky y el CELS K en cambiar de idea y cuestionar a Milani. En ese momento fue Milani el que se dio vuelta y dijo que era Verbitsky el que tenía que explicar su papel durante la dictadura en referencia a su trabajo para jerarcas de la Fuerza Aérea tal como lo denunció Gabriel Levinas en su libro “Doble Agente”.
La Cámpora marcha por las calles y grita: “Macri/basura/ vos sos la dictadura”. Se trata de una mentira histórica que intenta ocultar una consigna certera que va creciendo y que dice así: “Milani/ basura/ vos sos la dictadura”.
Si hay algo del terrorismo de estado de Jorge Rafael Videla y su banda criminal que llegó hasta nuestros días es precisamente el ex jefe del ejército kirchnerista, el general Cesar Milani.
Milani está preso, acusado de delitos de lesa humanidad. Primero estuvo detenido en La Rioja y ahora en un pabellón especial de la Cárcel de Mujeres de Ezeiza porque el Servicio Penitenciario teme que sea agredido por sus ex camaradas de armas.
Milani es el apellido de la máxima claudicación del kirchnerismo en el tema de los derechos humanos en el que nunca creyeron y que siempre utilizaron como escudo para ocultar las miserias del gobierno más corrupto y autoritario desde la recuperación democrática.
Desilusionados, algunos activistas de los derechos humanos pintaron en las paredes: “Néstor bajó el cuadro de Videla y Cristina subió el de Milani”.
El teniente general Cesar Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani, es el ícono del país fracturado, saqueado y espiado que dejaron más de 12 años de kirchnerismo feroz. Milani fue y es el preferido de Cristina. Ella lo designó y lo defendió contra viento y marea en un discurso por cadena nacional el 23 de julio del 2013.
Hebe, la comandante de la agrupación cristinista “Madres de Plaza de Mayo”, llevó a Milani a la tapa de su revista. Lo más triste y doloroso fue lo que dijo Hebe de Bonafini el día que Milani pasó a retiro. Dijo que todo lo vinculado a la desaparición del soldado Alberto Agapito Ledo era un invento de Jorge Lanata y la madre de la víctima que hasta hace poco integró esa organización en La Rioja. Su fanatismo oficialista la llevó a sugerir que se había agregado una hoja en el libro Nunca Más para perjudicar a Milani. Pero la investigación sobre Ledo sigue avanzando a paso redoblado.
Hasta Estela Carlotto, por su camiseta cristinista bancó a Milani que está hasta las manos. Los tribunales no son como los cuarteles en los que reinó desde el comienzo de la dictadura genocida hasta el gobierno de Cristina.
Además, el periodista Hernán Capiello descubrió una escucha que señala al general cristinista como el culpable de haber creado una red de espionaje ilegal para extorsionar periodistas independientes y políticos opositores. Hay dos causas abiertas con acusaciones de este tipo. En una de ellas, el ex hombre fuerte de los servicios, Antonio Stiuso acusó a Milani en Tribunales de haber aumentado partidas presupuestarias en forma indebida para incorporar personal en forma irregular y para comprar materiales tácticos y tecnológicos de última generación. Algunas de esos aparatos sofisticados y carísimos no aparecen por ningún lado. ¿Lo estarán utilizando los K en la conspiración contra Macri?
Milani, descontrolado y delirante, quiso fundar un ejército chavista pero hoy es empresario en chacinados y embutidos. Tiene algunas pancherías en sociedad con otro patotero derechoso pero civil llamado Guillermo Moreno. Tal vez haya encontrado su lugar en el mundo justo unos meses antes de que la justicia lo condene a la cárcel. Por ladrón y por golpista y ahora por su vinculación con el asesinato de Nisman.
Por todo esto, Milani representa la máxima claudicación del kirchnerismo en el tema de los derechos humanos. Por eso la izquierda cantaba: “Milani/basura/ vos sos la dictadura”. Todavía ningún periodista le preguntó a Cristina sobre este personaje nefasto, pieza clave de ese país del autoritarismo cleptocrático que tanto daño nos hizo. Por eso vale la pena repetir que los argentinos no queremos a Videla y sus terroristas de estado: Nunca Más. Videla, Nunca Más. Y Milani, tampoco. Nunca Más.

Llegó la primavera – 21 de septiembre 2017

Hoy empieza la primavera. Amanece que no es poco. Si usted me permite intentaré llenar de risas esta estación de las flores y los besos. Y también le quiero comentar un gesto, mínimo, personal, casi anónimo pero que es una botella tirada al mar de la convivencia. Hoy se está realizando en varias ciudades del mundo lo que – poéticamente- se llama “Suelta de libros”. Todos los que quieran deben dejar un libro en algún lugar público con una dedicatoria para que el que lo encuentre sepa que no es un objeto extraviado. Que fue dejado con toda intención. Para sembrar de libros la primavera. Deben quedar en el colectivo, en un banco de una plaza, en la mesa de un bar. En cualquier lado. Es un evento mundial que se hace para cada cambio de estación. Es regalar cultura, fantasía sin que se sepa quién será el destinatario. Una idea creativa y hermosa. Anuncia que comienza algo nuevo. No solo la primavera. Es una muestra de que podemos desprendernos de algo que nos gusta mucho o nos cambió la vida para que circule en forma virtuosa. Hay que diseminar libros y sonrisas y amores por todos lados. Tomar por asalto la primavera.
Vamos por las risas. Le cuento el chiste que Sendra publicó el año pasado en Clarín. “Último momento: hoy empieza la primavera” dice un periodista. A su lado otro complementa: “El Pro asegura que este logro estaba previsto en su programa. El massismo afirma que ellos dieron quórum para lograrlo y el PJ que respeta la voluntad de la mayoría”. Y el tercero remata diciendo: “Y D’Elía dice que la odia”.
¿Se rió, señor oyente? ¿Se sonrió por lo menos? O aunque sea empezó a cambiarle el humor. Bueno, si fue así, me alegro. Esa es mi intención. Predisponerlo bien aunque sea por un rato o por un día. Estamos tragando demasiada bronca. Mucho dolor con la desaparición de Santiago Maldonado y su irracional utilización electoral.
Está demasiado envenenada la realidad por la inseguridad y por el ataque permanente y antidemocrático del cristinismo a todos los que pensamos distinto.
Ojalá el comienzo de la primavera nos ayude a cambiar de clima y de aire. Hoy no quiero hacer una columna crítica, de esas que nos llenan de bronca e indignación. Hoy nos merecemos una pausa, respirar profundo. Hoy quiero hablarle bien de la risa, del buen humor. Me propongo hacerle prensa a la carcajada.
¿Sabe lo que provoca una simple risa en nuestro corazón y en nuestra vida? Mire… una carcajada mueve 400 músculos, ensancha los pulmones, oxigena los tejidos y fortalece el sistema inmunológico.
La presión sanguínea y el ritmo cardíaco caen por debajo de los valores normales. Provoca que nos relajemos y estimula las endorfinas que actúan como sedantes naturales.
Así que no se prive de reír. No se inhiba. No se sienta ridículo por reírse en el subte leyendo una revista o en la calle escuchando este programa en el celular.
Hay un proverbio chino que dice que para estar sano hay que reírse por lo menos 30 veces al día. Y este programa trata de darle ese tratamiento de felicidad intensiva en forma de palabras y sonidos. Además de buscar la verdad y denunciar a los autoritarios y corruptos, siempre queremos mirar para arriba, y celebrar las cosas buenas que tiene la vida como dice nuestra cortina de arranque.
La biblia nos revela que cuando un corazón está alegre, la vida es más larga, pues un corazón lleno de alegría cura como una medicina. Y es gratis (agrego yo) No hace falta ir al médico ni tener obra social para esta terapia tan virtuosa que es la risa.
Ya estamos en primavera. Todos nos volvemos un poco más adolescentes. Porque hay música, hay romances en ciernes o que florecen, hay miradas seductoras que se buscan, cuerpos donde las hormonas se enloquecen y ya se sabe que la ecuación perfecta es el buen humor con el buen amor. ¿No le parece? ¿Existe algo mejor que el buen humor y el buen amor? La primavera pone mucho pero usted tiene que poner el resto. Un poco de locura, un poco de imaginación. Puede sorprender a su esposa o a su novia o a su futura novia o a su futura trampa. Una flor, algunas palabras románticas. Tal vez leerle un poema. Aunque sea ese lugar tan visitado de Pablo Neruda que arranca diciendo: “Puedo escribir los versos más tristes esta noche”. No se sienta un extraterrestre por leer poesía. Hoy empieza la primavera y es una buena excusa para empezar a reírnos más. A querernos más entre todos los argentinos como nos recomendó el Pepe Mujica.
Es una buena manera de mejorar nuestra calidad de vida. Porque la sociedad moderna trae confort y avances tecnológicos pero también trae vértigo, miedos nuevos, stress y mala onda.
Le doy un dato clave que demuestra porque antes ni se sabía de la existencia de los ansiolíticos ni otros remedios contra los nervios. Antes había más risas.
Hace 60 años una persona se reía 18 minutos por día de promedio. ¿Sabe cuánto nos reímos hoy? Apenas 6 minutos. Tres veces menos. Somos tres veces menos felices y menos sanos. Salvo que escuche “Le Doy Mi Palabra”, y entonces muchas tonterías y pavadas que decimos la ayudarán a enfrentar un poco mejor la difícil vida de todos los días.
Tratemos de esquivar aunque sea por hoy los ceños fruncidos, los gestos avinagrados, las caras cúlicas y los ojos inyectados en sangre. Un poco todos los días. Según la Universidad de Maryland, cinco minutos de risa equivalen a 45 minutos de ejercicio aeróbico y una hora de stress a 5 horas de trabajo físico intenso y no gratificante. No sucumba ante los formales que confunden seriedad con aburrimiento. Son los que dicen ¿Y este? ¿De qué se ríe? ¿Está loco o es un tonto? Nada que ver, los tontos son los que no se ríen. Porque uno no ríe con los labios. Ríe con todo. La risa arranca desde el alma y estalla en todo el cuerpo.
La risa desencadena una actividad cerebral muy intensa que rebota en el organismo a nivel hormonal porque aumenta la actividad de los linfocitos en la sangre. Potencia la parte motora del cuerpo porque se contraen los músculos y se modifica el sistema neuro vegetativo y bajan la prolactina y el cortisol que son hormonas vinculadas al stress y aumentan los niveles del sistema inmune que nos defiende de virus, parásitos varios y células cancerosas.
Por suerte la alegría es contagiosa. Es una forma de sembrarnos en el cuerpo de afectos y emociones. Es un producto social maravilloso, un puente de comunicación inigualable, un intercambio seductor entre seres humanos sensibles.
La risa es una manifestación superior de la escala zoológica porque los monos sonríen pero no ríen porque carecen de las imágenes cerebrales necesarias.
De chicos somos sabios y por eso nos reímos de 300 a 400 veces por día. Pero vamos creciendo y cuando llegamos a la madurez nos reímos solo 17 veces por día y perdemos gran parte de nuestra riqueza espiritual, de nuestra posibilidad de estar mejor.
La risa es salud. Eso está científica y románticamente comprobado. La risa es salud y hoy me conformo con este panfleto que es una suerte de incitación a la felicidad. A la búsqueda de lo mejor de nosotros y de nuestros semejantes. Es un deseo. Después de tanta mala onda y autoritarismo corrupto, nos merecemos menos formalidades, autoexigencias y almidones y más apuestas por la vida, el amor, los amigos y la familia.
Hoy empieza la primavera. Es un buen día para empezar nuestra primavera interna. A eso lo estoy convocando.

La primavera de Margarita – 20 de septiembre 2017

El miércoles que viene, la Fundación Margarita Barrientos realiza su cena anual para juntar fondos. Es un gran momento para colaborar con esta gran obra. Aunque siempre es un gran momento para ser voluntario y sumarse a la lucha de Margarita. El comedor Los Piletones está cumpliendo 21 años. Aquel esfuerzo titánico de Margarita Barrientos hoy es mucho más que un comedor donde se alimentan 2.104 hermanos argentinos necesitados. Es un complejo solidario que hoy tiene guardería, un centro de jubilados, consultorios médicos, una biblioteca donde hay clases para apoyar a los chicos, un taller de costura y hasta una veterinaria. En los últimos tiempos y como parte de su combate frontal contra la exclusión y la droga, inauguraron una escuela de carpintería que enseña un oficio y que ademas fabrica los muebles que se utilizan en este faro de la fraternidad instalado atrás de la cancha de San Lorenzo.
Por eso es muy coherente que mañana comience la primavera. Porque no me canso de repetir que Margarita es un símbolo de la Argentina que florece. Ella tiene nombre de flor y es la más bella del barrio. Hace ya muchos años en esta columna la definimos como la madre Teresa del bajo Flores. Es la amada Margarita Barrientos. Ella tiene mucho que ver con mi historia periodística y hasta con la de mi hijo al que llevé desde muy chico a conocer ese mundo real que muchos quieren ocultar.
Me hace feliz contar una y otra vez su historia de sacrificio. De solidaridad. Margarita Barrientos a esta altura es un ejemplo del tipo de líderes sociales que necesitamos. Humilde, alegre, de esas que no bajan los brazos nunca, de las imprescindibles. Tiene 10 hijos a los que les enseña a valorar la vida y a pelear para progresar. Solamente se les escapan las lágrimas del duelo cuando recuerda a Isidro, su esposo que murió hace poco. El comedor que Margarita inauguró en su tierra natal, en Añatuya, con el presidente Mauricio Macri a su lado, lleva su nombre: “Isidro Antúnez”.
¿Se acuerda? A Isidro le faltaba un brazo pero le sobraba un corazón. ¿Se acuerda como fue el tema, no? Isidro estaba trabajando con un tractor y en un accidente se le cayó encima y eso le hizo perder un brazo. Pero estuvo apuntalando a Margarita desde siempre. Andaba con la camioneta de acá para allá trayendo donaciones, buscando materiales de construcción.
Porque si algo extraordinario pasa en el comedor los Piletones de Margarita es que siempre se está construyendo, en todos los sentidos de la palabra. Siempre hay ladrillos para levantar una nueva utopía. Hace 21 años que se está edificando. Cuando la Argentina se caía a pedazos en el 2.001 y todo se destruía yo fui a Los Piletones para ver que necesitaba y ellos estaban construyendo. Además en ese lugar se remonta la esperanza. Se planifica el horizonte. Se ofrece afecto, abrazos, educación, contención y dos platos de comida caliente.
Las injusticias y las adversidades le han pegado siempre en el pecho y ella siempre respondió con más esfuerzo y con más alegría. Margarita es la cocinera de los milagros. La que prepara todos los días, con sus manos generosas y su mirada limpia el sabroso milagro de un desayuno, un almuerzo y una cena para 2.104 vecinos, sobre todo chicos y abuelos de la villa. Cada vez que recibe una donación ella lo transforma en ayuda a sus semejantes. Sabe que hacer el bien hace bien y mucho mas si se lo hace sin mirar a quien. El escudo de Margarita es el delantal.
No se lo saca nunca. Siempre está cocinando, o comprando o limpiando. ¿Qué lleva a una persona a ser solidaria hasta los huesos? A dar hasta que duela como decía la Margarita Barrientos de Calcuta. Y allí está, edificando un futuro para sus hijos y para sus vecinos. A media hora del obelisco como si estuviera en medio del monte chaqueño. Cuidando las garrafas como si fueran de oro y la manteca y dulce de batata como si fueran lujos de príncipes.
Permítame y disculpe que saque pecho y le recuerde uno de los hechos que más orgullo me provocan de mi oficio de periodista. Fue un hecho mágico y maravilloso que ocurrió con Margarita en este programa. Un día le hicimos una entrevista como tantas. Pero los diarios habían publicado que Baltazar Garzón, el ex juez español, estaba cobrando del gobierno de Cristina 70 mil pesos por mes como asesor en Derechos Humanos. Se nos ocurrió preguntarle a Margarita que haría ella con tanto dinero. Y ella confesó que su sueño era construir un Centro de Atención para las Víctimas de Violencia Familiar. Como Margarita siempre piensa en los que más sufren, se acordó de tantas mujeres que por las noches llegan a su casa pidiendo auxilio frente a los golpes brutales de sus maridos, muchas veces borrachos. Como siempre, los gravísimos problemas de la marginalidad y la exclusión, Margarita los vive en carne propia. Nadie le tiene que contar que es lo que pasa con los excluidos. Es ella la que pone el cuerpo cuando llega una mujer llorando, con sangre en su rostro, cargando uno o varios chicos y que pide protección. Muchas veces Margarita no se da cuenta pero evita que haya asesinatos. Una vez ella misma sacó a cachetazos limpios a un hijo de puta que quería seguir trompeando a su esposa. Margarita, su cuerpo, su coraje, su conciencia es un refugio para los más débiles y para las víctimas de ese despreciable delito que es la violencia de género. Por eso ella soñaba con un refugio. Y ese sueño se convirtió en realidad por el milagro de la radio y la generosidad. Emilio Quesada, un empresario español que se casó con una argentina y se quedó para siempre resolvió donarle ese edificio. No se imaginan lo que es ese lugar. Con todas las comodidades y necesidades satisfechas para contener y proteger a la mujer golpeada. Un sueño de Margarita hecho realidad. Margarita ya tiene un lugar en el mundo para las mujeres de la villa cuya vida era un calvario.
La luz se hizo. El milagro de la esperanza no cayó del cielo. Fue construido por hombres y mujeres que aman a su prójimo como a sí mismos. Ella sabe desde la cuna lo que es el dolor y el horror. Le pasó de todo allá, en el fondo de Santiago del Estero. Su madre murió temprano. Su padre los abandonó y eran once hermanos. Eso suele pasar demasiado seguido en los subsuelos de la patria. Margarita sabe desde la cuna lo que es el hambre y lo que provoca. No se lo contó nadie. Sabe muy bien cuando la panza duele porque está vacía. Se sienten como cuchillos invisibles que se clavan. Por eso hace lo que hace. Lo hace porque sueña con un país donde nunca más nadie sienta esos dolores quemantes de la miseria. Hace mucho tiempo viene lavando nuestras miserias y nuestros pecados en los piletones del Bajo Flores. Está lejos de Calcuta y muy cerca de las necesidades mas profundas de sus prójimos. Ella los ama como a si misma. Se llama Margarita y es una flor que nos perfuma la vida.
Entre tantas pálidas y malas noticias, entre tanta cara de preocupación y nervios bien vale la pena ver la Argentina que amanece todos los días buscando un mejor amanecer para todos. Como Margarita. Ella es de las imprescindibles. De las que luchan toda la vida. De las que trabajan todos los días ayudando a los que mas necesitan. La madre Teresa del Bajo Flores. La flor más bella.