Lo bueno y lo malo de Cristina – 15 de abril 2014

La presidenta Cristina hizo ayer un llamado a la sinceridad y a la honestidad intelectual. Le pidió a quienes la critican que digan que harían ellos con lo que hizo el kirchnerismo. Que cosas mantendrían y que cosas cambiarían. Fue una suerte de desafío para comprobar si es que hay otras ideas viables que sean distintas a las actuales.
Se podría escribir y hablar durante días y meses sobre este tema. Pero vamos a los temas principales. A los ejes que podrían articular rápidamente una nueva realidad mucho mejor para todos los argentinos en general, pero sobre todo para los que mas necesidades tienen en particular.
Primera medida, señora presidenta. Convoque a todos los partidos políticos para que cada uno le presente 5 medidas concretas para combatir los dos flagelos que mas preocupan a nuestros hermanos: La inseguridad con el narcotráfico incluído y la inflación. Son dos temas que usted viene negando desde el fondo de la historia. Que cada partido le presente 5 medidas concretas y ponga a su disposición a sus dos mejores especialistas en el tema. Todos podrían diseñar y ejecutar políticas de estado que se mantengan con el próximo gobierno. ¿Se imagina lo que podría ser eso?
Una comisión política pluralista que fije los grandes lineamientos contra la inseguridad y la inflación y un organismo técnico diverso que se comprometa a mantener e intensificar esas decisiones aún después del 2015. Esto solo cambiaría el clima. Ese solo gesto modificaría las expectativas, siempre que se realice con humildad y amplitud ideológica. Los delincuentes y el mundo comprenderían que aquí en la Argentina hay una firme decisión política de toda su dirigencia de extirpar la inseguridad y la inflación. Una nos roba y nos mata y la otra nos envenena la economía y produce mayor exclusión y marginalidad.
Por supuesto, doctora Kirchner, que al hacer esta convocatoria usted debería empezar por reconocer que estos dos tumores sociales existen y que hace diez años que no son atacados como corresponde. Es mas, en una década casi no fueron siquiera mencionados. No va mas ese pensamiento mágico e infantil que dice lo que no se menciona no existe. ¿Usted también pregunta que cosas hizo bien este gobierno y deberían mantenerse? Nobleza obliga, todos los gobiernos hacen cosas positivas. Durante un tiempo habría que mantener la Asignación mal llamada Universal por hijo para trabajadores desocupados o en negro. Y durante ese tiempo deberían llevarse adelante políticas intensivas de educación y capacitación de esos beneficiarios para que puedan reinsertarse en el mundo laboral privado. Esa es la manera de incluirlos. ¿Se entiende? Hay que mantener la Asignación Universal mientras dure la emergencia de esos argentinos pero hay que mejorar y hacer mas transparente su práctica cotidiana y darle una salida laboral. Eso es progresismo como se entiende históricamente. Eso es movilidad social ascendente y no clientelismo. Eso es combatir la pobreza y no aprovecharse de los pobres. Otra. Mantendría el fútbol en forma gratuita para todos. Pero lo licitaría en forma pública y honesta para que sean los anunciantes privados los que lo financien. No hay motivos para que el estado, que es el bolsillo de todos, financie el fútbol. Salvo su utilización para la propaganda partidaria que no se debe ni se puede hacer en un gobierno digno y republicano.
Otra idea: Señora presidenta, predique la paz y la armonía como le dijo el Papa Francisco. No permita que Luis DÈlía, Milagro Sala o los encapuchados de Quebracho sigan sembrando vientos. Deje de invitarlos a los actos. No les dé cobertura. Que todos el mundo sepa que usted rechaza y no está de acuerdo con ningún tipo de intolerancia.
Como se darán cuenta se trata de ideas, de humildes aportes al debate de un país que quiere ser mas parecido a Alemania que a Venezuela. Que no quiere compartir el podio de la inflación mas alta del mundo con el chavismo ni los niveles de delito y de penetración del narcotráfico. Y, finalmente, crearía una comisión nacional contra la corrupción de estado. Algo de eso ya se anunció. Un grupo de argentinos famosos por su ética y honradez , como fueron Rene Favaloro, Alfredo Palacios y Arturo Illia, en su momento para cerrar la brecha que existe entre la política y los ciudadanos. Honestidad a rajatabla. Juicios, castigos y condenas a los que robaron desde el estado.
Todo esto despertaría a una Argentina que parece dormida o encerrada en discusiones frívolas y peleas violentas de todos contra todos. Hace falta darle un baño de esperanza a la Argentina. Tal vez alguna de estas idea sirvan. Tal vez sean otras. Pero evitemos la decadencia. Evitemos los pantanos y las trincheras. Construyamos espacios comunes y puentes. Contruyamos una país distinto. Con mas justicia e igualdad y con toda la libertad del mundo. ¿No le parece una gran epopeya? Es para nosotros, para nuestros hijos y para los hijos de nuestros hijos.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Ricardo Jaime procesado – 14 de abril 2014

Es una gran noticia que tal vez no tuvo la repercusión que merece. Ricardo Jaime fue procesado por enriquecimiento ilícito. La justicia dictaminó que el ladrikirchnerhista no pudo justificar una fortuna de 12 millones de pesos. El juez Sebastián Casanello, producto de la implacable investigación del fiscal Carlos Rívolo, resolvió también procesar a varios testarerros del ex funcionario e íntimo amigo de Néstor Kirchner quien aún sigue militando en el Frente para la Victoria.
Es una señal positiva, un tiro para el lado de la justicia. Tal vez muchos otros magistrados lo interpreten como que el gobierno de Cristina le soltó la mano, ya no lo protege y se puede seguir avanzando en el juicio y castigo a la matriz corrupta que se instaló en la década robada.
Si fuera la batalla naval podríamos decir que el submarino Jaime o el yate, para jugar con sus bienes que no puede explicar, fue “tocado”. Fue procesado pero ya tiene una condena en suspenso. Ya había perdido la virginidad. Sigue a flote y libre, pero fue averiado. Jaime puede hundirse en la cárcel en cualquier momento. Cuando sufra otra condena. Una segunda sentencia, aunque sea menor, se podría acumular con la anterior y llevarlo detrás de las rejas. Hay que recordar que con sus mas de 20 causas abiertas por corrupción es uno de los ex funcionarios record en esta materia en toda la historia judicial argentina.
Ese triste record lo convierte en un emblema. Es cierto que fue condenado por intentar robarse unas pruebas. Pero hay que recordar que Al Capone fue a prisión por falsear su declaración de impuestos. La primera condena a Jaime, por más leve que sea, por más en suspenso y por más que sea apelada, fue un paso político importante. Ya se sabe que para recorrer 100 kilómetros hay que dar un primer paso. Y eso es lo que ocurrió con Ricardo Jaime en su momento. Ahora hay una nueva espada de Damocles sobre su cabeza.
Es el semáforo que hay que estar mirando para ver como circulan todas las causas de corrupción que ensucian a este gobierno. El está acusado de distintos delitos. Sobre todo de haber recibido coimas y regalos como autos, aviones, yates y alquileres de empresarios beneficiados por montañas de subsidios millonarios que Jaime debía controlar. Pero lo más grave, lo imperdonable es la causa por la tragedia de Once. Como bien la caratuló Omar Lavieri, “es corrupción seguida de muerte”.
La corrupción, la estafa, el choreo, las coimas, el enriquecimiento ilícito, llámele como quiera, siempre es incompatible con la ética de cualquier gobierno que se diga progresista. Y mucho más si en estos negociados se asociaron con empresarios como los hermanos Cirigliano o sindicalistas como José Pedraza, preso por el asesinato de Mariano Ferreyra, el militante del Partido Obrero. La pérdida de poder político por parte de Cristina potencia la actividad de la justicia. Un sector de los jueces y fiscales fue presionado, perseguido, y vigilado por el gobierno y sus aparatos de inteligencia, como si se tratara de peligrosos enemigos. Muchos de esos funcionarios judiciales ahora sienten que pueden ir a fondo con mayor tranquilidad. Esto es lo que simboliza Ricardo Jaime. Porque no es un funcionario del montón que cobró una coima y chau, como puede haber en cualquier gobierno. No es una funcionaria como la condenada ex ministra de Economía, Felisa Miceli que no pudo explicar de donde sacó el dinero que tenía escondido en el baño. No se trata de los hermanos Schocklender que con Hebe Bonafini transformaron millonarios aportes del estado en pesadillas compartidas. Ni siquiera es Juan José Zanola que con la mafia de los medicamentos participó también del sistema de financiamiento de la campaña electoral de Cristina Fernández. Lo de Jaime es peor aún que la avalancha de expedientes que se viene sobre el vicepresidente Amado Boudou. El caso Jaime integra el mismo equipo que el de Lázaro Báez. Porque ambos “robaron para la corona”. Ambos son parte de los mecanismos corruptos que malversaron fortunas desde que arrancaron en Santa Cruz con Néstor Kirchner. Ni Jaime ni Báez podrían haber hecho lo que hicieron sin tener como socio al ex presidente. Hay complicidad de estado. Matriz mafiosa. Asociación ilícita. Es la verdad mas triste que dejará está década ganada por los capitalistas amigos. ¿Habrá juicio y castigo o impunidad? ¿La ética y estética menemista de Ricardo Jaime lo igualarán con María Julia Alsogaray? ¿Será el primer preso del ladrikirchnerismo? ¿Será el único o prenderá el ventilador? No es un chiste de Jaimito. Esto no le causa gracia a nadie.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Cristina divide para reinar – 12 de abril 2014

Combatió a la dictadura y al neoliberalismo menemista codo a codo con Germán Abdala. Es el primer amigo de Lula en la Argentina. Fue secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado durante muchos años y sin embargo vive en un departamento de 52 metros cuadrados y de dos ambientes en Lanus. Se moviliza solo en un Citroen 3CV del 2012 y su celular es un Blackberry Curve. Su madre, Bocha, siempre le ruega que se cuide porque no tiene pelos en la lengua y va al frente para defender a los trabajadores. Se llama Víctor de Gennaro y tiene autoridad moral para opinar del paro mas contundente que se haya hecho contra el kirchnerismo.
El actual diputado nacional me dijo varias cosas que ayudan a pensar:
1) Los paros nacionales siempre son contra la máxima autoridad porque es la responsable de todo lo que ocurre.
2) Hubo un consenso subterráneo que se expresó con millones de trabajadores que dijeron basta a la dificultad para llegar a fin de mes, basta de angustias.
3) Si millones de jubilados ganan 2.776 pesos está todo dicho. Yo agrego: en un trimestre la maldita inflación les comió el aumento del semestre que Cristina anunció con bombos y platillos.¿Mas cifras objetivas? El 50% de los trabajadores gana menos de 4.000 pesos
4) Hugo Yasky demostró que la subordinación a un gobierno lo llevó a enfrentar a su clase. Perdió el rumbo por criticar la medida de fuerza.
5) Yo asistí a un congreso de la CUT (Central Unica de Trabajadores) de Brasil donde el propio Lula, que la había fundado, pero que era el presidente de todos, les pidió a sus compañeros que defendieran a rajatabla sus intereses frente a las múltiples presiones que tiene un jefe de estado. Y la CUT no dudó en hacerle paros al mismísimo Lula. (De Gennaro dijo esto en respuesta a mi pregunta sobre el comentario de Yasky en el sentido de que “no se le podía parar a un gobierno que recuperó la vigencia de las paritarias libres”, sin recordar que los docentes de su gremio dejaron sin clases a millones de chicos por 17 días.
6) Nosotros tenemos una central aparte de las CGT porque no compartimos el sindicalismo que vive y piensa como los empresarios. (Por eso comencé esta columna con una radiografía de la manera austera en la que vive).
7) Respecto del presunto progresismo de los Kirchner dio un ejemplo demoledor: en el año 1997, las 200 empresas mas grandes explicaban el 11,6% de la riqueza del país y 104 de ellas eran extranjeras. En el 2012, esas mismas corporaciones reunían el 21,2% de las riquezas y 128 no eran nacionales. “Mayor extranjerización y concentración de la riqueza”, dijo y bromeamos sobre que la fuente, la revista Mercado, no era precisamente un semanario trotskista.
Hubo ridiculeces de todo calibre desde los defensores del gobierno. Yasky dijo que el paro fue de la Sociedad Rural como si ese sector tuviera semejante poder de convocatoria y movilización entre la clase obrera. Los mas fanáticos reunidos en una solicitada escupieron su pasado combativo y piquetero diciendo que “hay derecho a huelga pero no a extorsión ni chantaje”. Entre los firmantes estaban Milagros Sala y Luis D´Elía, que se cansaron de cortar calles, rutas y de mostrar actitudes violentas. Solo faltó la rúbrica de Fernando Esteche, que suele acompañar estos liderazgos. Es que el comandante de Quebracho está preso.
Cobarde como todo anónimo el afiche que hizo el gobierno de Cristina intentó pegar a Luis Barrionuevo con Carlos Menem y Sergio Massa. Como si el riojano no hubiera votado siempre al Frente para la Victoria en el senado.¿Se olvidó Jorge Capitanich de que fue menemista? ¿Y Cristina no recuerda a Néstor, su marido en la inauguración del aeropuerto de El Calafate cuando colocó a Menem a la altura histórica de Perón? ¿O no son ellos los que están en el video que puede verse en youtube? ¿Eran Fátima Flores y Martin Bilyk con Nito Artaza?
Por eso Hugo Moyano con picardía de barrio se hizo un picnic con los voceros K. Le dijo Quico a Coqui (peor fue Barrionuevo que lo chicaneó asegurando que llegó como King Kong y terminó como la Mona Chita) y después de sacarse fotos con sus nietos como un buen abuelo recordó que el luchó contra el menemismo y la dictadura mientras los del gobierno estaban debajo de la cama.
“La única revolución que hicieron fue la recaudadora”, dijo el jefe cegetista que le pasó por encima con un camión simbólico a Axel Kicillof: ” Vino con chapa de izquierda y fue a rendirse al FMI. ¿Cual es la derecha?”.
Cristina, Tomada y Carta Abierta quedaron en la foto con Armando Cavallieri y Gerardo Martinez, dos jerarcas sindicales millonarios, capitanes del modelo noventista y vinculados con la dictadura, uno como espía del Batallón 601 de Inteligencia y el propio ministro que vió reaparecer algo que había ocultado prolijamente en su currícullum: fue enviado por la dictadura a la OIT.
Cada vez se nota con mayor nitidez que Jorge Fernández Díaz tenía razón cuando escribió que nunca el peronismo le habló solo a las minorías como hace esta versión kirchnerista del justicialismo. Tal vez la indiscreción de Cristina en La Plata explique algo mas en eso de divide y reinarás. Dijo que cuando era chica soñaba con ser princesa o reina. A confesión de partes, relevo de pruebas.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Los padres de Renzo con el Papa – 11 de abril 2014

Fue conmovedor ver al Papa Francisco cuando puso su mano sobre la cabeza de Ileana, la madre de Renzo. Ella estaba desencajada en llanto, quebrada en su alma y el Papa se acercó a darles consuelo. Raúl, el padre de Renzo que hubiera cumplido 19 años la semana pasada, le dio una calcomanía que el Santo Padre colocará en el Papamóvil y que dice así: ” No al alcohol al conducir”. Y tomó una remera con esa leyenda para sacarse una foto en esa audiencia pública entre tres argentinos.
No es un tema menor.
Esta columna pretende ser un granito de arena que contribuya, humildemente, con la lucha de tantos padres y amigos contra esos siniestros viales tan siniestros, para extirpar ese genocidio encubierto que se lleva 5 mil vidas por año.
Mientras vivió,el flaco Luis Alberto Spinetta fue una de las personas que mas cerca estuvo y mas puso el hombro en este combate por evitar tanta muerte evitable. Ese genio almendrado que tanto extrañamos siempre consolaba a los padres con la misma frase: “nuestro destino es ser semilla”
Hoy le quiero recordar la historia de otra semilla que también fue destruída por esa locura criminal de manejar borracho y a mil por hora. Le quiero hablar de Renzo Casali. Sus padres, hace unas horas, encontraron en el Papa algo de consuelo y mucho de empuje para que sigan con su titánica tarea.
Renzo tenía 18 años, estaba en San Rafael, disfrutando de su viaje en el que se encontró con su viaje final. Bajaba del micro en una calle secundaria sin vereda, y un auto a gran velocidad lo atropelló a traición. Lo golpeó por la espalda. El conductor iba de madrugada, con las luces apagadas y con tres veces mas de alcohol en sangre que lo permitido.
Renzo era un muchacho de cultura casi renacentista. No había nada del arte y la belleza que no lo convocara. Nada de lo humano le era ajeno. Primero la música que heredó de su abuela, la profesora de piano. Desde muy chiquito Renzo abría esos ojos azules iluminados e inmensos ante el milagro de las teclas y las melodías. Se hizo músico al lado de ella, acariciando aquel viejo piano vertical que lo quiere y lo espera. Se hizo artista completo con apenas 18 añitos porque se bebía la vida a borbotones.
Era un torbellino que no paraba de crecer. Para Renzo el día tenía 30 horas. Y aprovechaba cada minuto. De otra manera no se puede explicar como hizo para leer tanto desde Cortazar a Edgar Allan Poe. ¿De donde sacó el tiempo para escribir sus primeras melodías con su abuela y participar como tecladista en un grupo? Todo hecho cultural, popular o clásico era devorado con ansiedad. Spinetta, los Beatles, Caetano Veloso, Piazzolla, Beethoven, Bach. Por eso la ópera del Teatro Argentino y también del Colón lo tenían como un pasajero frecuente.
Todo eso y mucho mas en 18 años. Era un gourmet. Libros de cocina que terminaban inundando la casa de sabores y aromas para producir el mejor plato para la familia o los amigos. Era creativo y apasionado en todas sus actividades. Le gustaba nadar, mirar series como Friends y meterse en las viejos dibujos de Mafalda. Amaba el cine y la fotografía la asumía con su antigua Konica de rollo y lente fijo. Fue parte del coro de la Catedral. Por eso entró al legendario Bachillerato de Bellas Artes que depende de la Universidad de La Plata. Por eso esas aulas eran un océano transparente donde nadaba con felicidad. Para el viaje de egresados preparó su guitarra y armó un cancionero con 200 temas en unas carpetas anilladas que repartió como quien reparte el pan.
En eso andaba Renzo. Saboreando la vida por los poros cuando lo atropelló la muerte. El delincuente que lo mató pagó una fianza y salió libre a las pocas horas. La familia de Renzo todavía anda enterrada en el pantano del desgarro mas terrible que puede sufrir. Raúl e Ileana, sus padres y Franco su hermano de 20 años no encuentran consuelo. En el funeral de Renzo, en el peor momento que puede tener un padre que es llevar a su hijo al cementerio, hubo paz y una luz muy especial. Todos sus compañeros del colegio y del coro se abrazaron y lloraron pero también cantaron. Elevaron sus voces como en un concierto celestial para despedirlo. Entonaron, casi a los gritos, plegaria para un niño dormido, quizás se sienta gorrión esta vez.
La canción del mismo flaco que Renzo admiraba, del mismo flaco que dijo que nuestro destino es ser semilla. Ileana, la mama de Renzito que tiene el corazón dinamitado, frente a su tumba, se armó de coraje y leyó una poesía que una amiga escribió para el. Allí dice que las semillas de loto germinarán aún después de siglos.
Y que Renzo sembró esa semilla de loto en el alma de todos. Sus padres quieren honrar a Renzo. Luchan para que cada día haya menos siniestros viales. Para que cada día haya mas vidas convertidas en faros como la de su hijo. Renzo ya aportó lo suyo en vida diseminando arte y amor en todas sus formas. Renzo era un sol. Ahora se hizo semilla y jamás será olvido.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Los sapos del paro – 10 de abril 2014

Hoy preparé una versión ampliada de nuestra sección “tragando sapos” que protagoniza Tor Hugo todas las tardes al final del programa. Hoy, el masivo y contundente paro nacional fue un sapo gigantesco que se tragaron muchos y muchas. Vamos por orden jerárquico.
Se tragó el sapo del paro la presidente Cristina Fernández de Kirchner. Porque es la responsable de una inflación inflamada que nadie imagina abajo del 30 % y eso es un golpe durísimo para los trabajadores. Ella misma dijo una de sus frases históricas por lo mentirosas en su momento: “Si la inflación fuera del 25% el país saltaría poor los aires”. Es la jefa del estado la culpable del tarifazo y de una devaluación feroz que afecta a los que tienen ingresos fijos. De que todavía haya mas del 35% de los trabajadores en negro y de que haga mas de un año que no aumenta el empleo, todo lo contrario, se frenó la creación de trabajo en blanco y privado y en muchos casos ya hay quita de horas extras y suspensión de los operarios sobre todo en la industria automotriz.
Se tragó el sapo del paro el jefe de gabinete, Jorge Milton Capitanich. Mas allá de la chicana de que empezó como King Kong y terminó como la Mona Chita, fue quien encabezó el operativo desprestigio de la medida de fuerza. En forma cobarde como como todas las cosas anónimas el gobierno pegó afiches que vincularon a Luis Barrionuevo con Carlos Menem y Sergio Massa diciendo “mas de los mismo” con los colores del Frente Renovador. Corresponde hacer algunas precisiones. Barrionuevo fue tan menemista como Capitanich y como Néstor Kirchner quien en la inauguración del aeropuerto de El Calafate lo puso a la altura de Perón. Sergio Massa fue jefe de gabinete de Cristina, es decir que ocupó el mismo lugar que el Coqui. Si Menem y Massa son malos ahora, también lo fueron antes. Además, Carlos Menem votó en el senado siempre en apoyo al gobierno de Cristina.
Se tragó el sapo el ministro de trabajo, Carlos Tomada. Porque publicó una solicitada como si fuera el vocero de Antonio Caló y la CGT ultra oficialista. Porque si Moyano y Barrionuevo son impresentables, los sindicalistas que estuvieron al lado de Cristina y el ministro para boicotear el paro fueron Armando Cavallieri y Gerardo Martinez, dos burócratas sindicales millonarios y encima, Martínez, se quedó mudo frente al asesinato de un hombre de su gremio en los últimos tiempos y al parecer habló mucho cuando era colaborador civil de los espías de la dictadura militar del batallón 601 de Inteligencia. En ese plano, Tomada también tiene su pecado. Lo oculta en su curricullum pero fue enviado por los genocidas como representante ante la OIT en pleno terrorismo de estado.
Se tragó el sapo Antonio Caló. El jefe del oficialismo cegetista no pudo garantizar que sus propios trabajadores metalúrgicos fueran a trabajar. Y eso que muchas empresas grandes colocaron colectivos para neutralizar el paro de la UTA.
Se tragó el sapo Hugo Yasky, el Capo de la CTA cristinista que dijo que es raro hacerle un paro al gobierno que recuperó la vigencia de las paritarias libres. Pero no es raro hacerle un paro a un gobierno que fija topes paritarios menores a la inflación, que devalúa una barbaridad, que mantiene el impuesto al trabajo, que no respeta a los jubilados que licuaron el aumento semestral en un solo trimestre y que encima, borracho de soberbia, no escucha a nadie y solo convoca al diálogo a los verticalistas que aplauden todo. A Yasky no le pareció raro el paro interminable de sus compañeros docentes que dejaron tantos días a los chicos sin clases.
Se tragaron el sapo Néstor Segovia y Roberto Pianelli. Los ultracombativos metrodelegados hacen paro hasta cuando Mauricio Macri se afeita el bigote. Sin embargo ahora llamaron a carnerear la medida de fuerza y a trabajar. No lo lograron porque es muy difícil ser revolucionario y apoyar al gobierno del ajustazo ortodoxo y neoliberal que dejó asombrado hasta al Fondo Monetario.
Hubo muchos y muchas mas que se tragaron el sapo del paro de hoy. Todos pueden pedir algún tipo de asesoramiento a un experto deglutidor de sapos. Al Sr Tor Hugo…

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Se llevaron todo, hasta la verdad – 9 de abril 2014

Pocas veces un texto literario definió con tanta contundencia la realidad. Pocas veces un poeta mayor como Pablo Neruda se transformó en un analista político de la actualidad argentina. En boca del entrañable Pepe Soriano las palabras querían decir una cosa y para mucha gente dijeron otra. En su versión libre, el actor recitó que los conquistadores torvos se llevaron todo, se llevaron el oro, pero nos dejaron las palabras.” Cristina lo miraba extasiada, muy segura de estar del lado de las palabras y no de los que se llevaron todo. Pero la realidad de la matriz corrupta que instalaron en el estado demuestra que los que se llevaron todo, todavía están en el gobierno. Los Lázaro Báez, los Amado Boudou, los Ricardo Jaime y otros personajes que se transformaron en millonarios como por arte de magia dejaron sus huellas marcadas en todo lo que tocaron. Cristina en su nombre y en el de su marido fallecido deberá dar muchas explicaciones en los tribunales. Pareció una metáfora del destino que mientras las palabras que Pablo Neruda esculpió en “Confieso que he vivido”, continuaran a la inauguración de un lavadero, en esta tierra llena de dinero sucio de la corrupción y los narcos que mantiene un blanqueo de capitales abierto casi hasta la eternidad.
Es verdad que se llevaron todo. El oro, los hoteles en Calafate, los departamentos en Puerto Madero, los campos en Punta del Este y en Mendoza, la fábrica de hacer billetes, los subsidios millonarios, todo, se llevaron todo. Pero nos dejaron la palabra. Le doy mi palabra que nos dejaron las palabras como instrumento de defensa frente a la prepotencia y la intolerancia. Pero se llevaron todo como nunca antes había ocurrido. Se llevaron el oro pero también las ilusiones de un progresismo exitoso. Se llevaron la verdad. Muchas verdades se transformaron en lucecitas montadas para escena. Muchas verdades fueran vaciadas en su contenido. Pero hoy me quiero referir a la última verdad que se llevaron. O a la última mentira que inventaron. Ayer a la tarde en el sagrado templo del Congreso de la Nación, Carlos Alberto Zannini pronunció una mentira del tamaño del Parlamento. Fue tan dura su cara que no se le cayó de verguenza. Tal vez también se llevaron la verguenza que no tuvo el monje negro del kirchnerismo. Zannini, el que tiene que explicar como fue que su lugarteniente Carlos Liuzzi se enriqueció a la velocidad de la luz, dijo muy suelto de cuerpo que “es mentira que Néstor Kirchner haya sido el privatizador de YPF”. Es una media verdad y por lo tanto es una media mentira. Nunca un gobernador podría ser “el privatizador” pero hay dos cosas que son absolutamente ciertas. Una: el miembro informante del bloque del Partido Justicialista menemista fue Oscar Parrilli. Esto es para los jóvenes de La Cámpora que ven a los funcionarios como próceres recién nacidos. El actual mayordomo de la presidente, Oscar Parrilli fue el que llevó la voz cantante para privatizar YPF. Un diputado peronista pero digno le preguntó porque se bajaba de esa manera los pantalones y le contestó que lo hacía a cambio de que Menem lo apoyara para su reelección en la provincia de Neuquen. Ni siquiera eso logró. Porque Menem lo usó y luego lo tiró como usted ya sabe que. Segundo tema: Kirchner apoyó públicamente la privatización. En ese momento, septiembre de 1992, el como gobernador de Santa Cruz presidía la OFPPHI (Organización Federal de Provincia Productoras de Hidrocarburos). El funcionario que la representaba la provincia era Daniel Cameron, el eterno secretario de energía del matrimonio presidencial que fue fotografiado jugando al golf en medio de la crisis que dejó a medio país a oscuras. Esa organización federal sacó una solicitada en los diarios reclamando la privatización.
Cristina, entonces diputada provincial, presentó en la legislatura santacruceña un proyecto de resolución por el que se les reclamaba a todos los legisladores nacionales de la provincia que votaran a favor de la privatización. De los 5 diputados nacionales solo uno, Arturo Puricelli, votó a favor.
Por esos favores prestados fue que Domingo Cavallo accedió a pagarle a Santa Cruz, por regalías mal liquidadas, los tristemente célebres fondos que, casi se esfumaron en el aire. Ya se sabe: no hay boletas de depósito, resumen de cuentas. Nada por aquí, nada por allá. Ya le dije, se llevaron todo.
La historia demuestra que hace mucho que comenzaron a llevarse todo. Se llevaron la de todos y la levantaron con pala. Se llevaron todo, como anticipó Pablo Neruda. Y nos dejaron las palabras para denunciar y gritar nuestras verdades. Quien quiera oír que oiga. Le doy mi palabra.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Alerta, femicidios – 8 de abril 2014

Aumenta la condena social pero los femicidios no disminuyen. Son la expresión mas inhumana del ser humano. Solo basta leer en los diarios los últimos casos como el de Zulma Abdala y el de Susana Gomez.
Esta columna intenta ser un alerta y un aporte al combate contra semejante horror:
Pobre Marcela. Siente dolor, miedo y vergüenza. Tiene miedo de contarle a sus amigas y a su familia que Miguel, su esposo, la castiga brutalmente. Primero siente el dolor físico. Ese puño repugnante contra su cara. La sangre que no para. Las hematomas. El cinto como látigo sobre sus piernas. Después siente miedo que Miguel vuelva a enojarse aunque sabe que no importa lo que ella haga o diga: una vez por semana, el la va a golpear. Marcela nunca le contó su drama a nadie. Solo hay dos personas en la tierra que lo saben. Miguelito, su hijo mas grande que- pobrecito- un día se levantó para hacer pis a la madrugada o tal vez se despertó por los gritos y vio justo cuando él le pegaba una patada en la espalda.
El hijito entró en una crisis de llanto y no paró hasta el mediodía siguiente. En esa época tenía 9 años y él tampoco nunca preguntó ni dijo nada. Ya pasaron dos años y Marcela sabe que él sabe y él sabe que ella sabe. Hay miradas y lágrimas que nunca se olvidan. La otra persona que conoce esta tragedia es Esther. Ella es terapeuta de un servicio telefónico contra la violencia familiar. Un día Marcela encontró el teléfono en el diario y llamó. Decía que atendían las 24 horas y los 365 días del año. Se armó de coraje y llamó. Hace 9 meses que habla con Esther dos veces semana. Espera que Miguel se vaya al trabajo y llama. Llora, se confiesa, se cuestiona, se libera y se atormenta. Le hace bien hablar con la licenciada Esther. Nunca se vieron porque Marcela todavía no se anima a ir personalmente. No se anima a hacer la denuncia.
Tiene vergüenza de que su familia no le crea. De que sus amigas la desprecien de por vida. Es que siempre creyó que estas cosas terribles ocurrían en las villas miserias. Entre gente muy pobre y sin educación. Y ella no es así. Marcela es maestra jardinera. Dejó de trabajar cuando nació Mónica, su segunda hija. Vive en un departamento de tres ambientes en Almagro y a su esposo no le van tan mal las cosas.
El golpeador, el energúmeno es subgerente de un importante laboratorio y casi llega a los 23 mil pesos por mes. En ese aspecto no hay problemas. Viven más o menos bien. Sin lujos, pero a los chicos no les falta nada. El se transforma cuando se pone corbata y el maletín negro: es un caballero, un señorito inglés. Pero los fines de semana es el diablo. El whisky lo pone como loco. O porque se pone como loco es que toma whisky… nunca lo sabrá bien. Además tomas pastillas. El viernes a la noche ya está descontrolado. Pero Marcela siente que la cosa no va más. Está embarazada de dos meses y todavía no se lo dijo a Miguel. El viernes pasado casi se lo dice porque él le pegó en la panza.
Ya está cansada de mandar a los chicos a lo de sus padres o a lo de sus suegros durante el fin de semana. Ya está cansada de mentir diciendo que se cayó por la escalera, que un día resbaló, o de esconderse fingiendo que tiene depresiones los lunes y los martes hasta que se le vayan las marcas más visibles de los golpes. Ya está agotada. Pero tiene miedo que no le crean ni sus amigas ni su familia. Si hasta sus padres lo elogian: que trabajador es Miguel. Es un poco agresivo cuando se enoja pero es bueno. A vos nunca te falta nada. ¿No es así, Marcela? “Tuviste suerte con Miguel”, le dijo su propia madre. Marcela aceptó ir hoy a ver personalmente a Esther. Marcela se enterará de que hay miles y miles de mujeres golpeadas. Y que los hijos son los testigos mas desprotegidos. Tal como le pasa a ella. Igualito.
Marcela no sabe que cada 36 horas una mujer como ella es asesinada a manos de un conocido directo de la víctima. O que en el 93% de los casos el crimen lo comete la pareja o ex pareja. Son números que hablan de su drama cotidiano. Son datos a su imagen y semejanza. Esas estadísticas ella las tiene en su casa. Ese golpeador lo tiene metido entre sus sábanas, en la cocina, en la mirada de su hijo Miguelito, que hace dos años entendió todo y no dijo una palabra. En la ausencia total de autoestima. En el pánico a empezar una vida sola porque no tiene trabajo. En los momentos más terribles, a la hora de descender a los infiernos, la pobre Marcela se llegó a preguntar si la culpable no era ella. Si no era ella la responsable de que ese dandy de maletín y celular se transformara en una especie de monstruo.
Hasta tanto llegó la humillación que ella, la víctima, llegó a dudar de su condición. Llegó a pensar que por su culpa él pasaba de ser un ángel a ser un demonio. Es que los domingos a la tarde el le pide perdón. Le dice que la quiere, le hace un regalito, le pide que la ayude, que ella es lo más importante que tiene en la vida y ella accede, no tiene otra salida y accede. La semana que viene se cumple un año del día en que Miguel le fracturó un brazo. Hoy Marcela le va a contar todo a Esther. Está decidida a pedir un abogado que la asesore y a hacer la denuncia. Sabe que no puede condenarse ella ni condenar a sus hijos a tener un padre golpeador. Está decidida a empezar de nuevo. Marcela está muy dolorida pero hay algo que aprendió para siempre. Sabe que está dando el paso más importante de su vida. Es para salvarse de la muerte.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

La sangre derramada – 7 de abril 2014

El gobernador Daniel Scioli definió con mucha claridad lo que siente la mayoría de los argentinos: ” Ya se derramó demasiada sangre”. Habló de la ferocidad de la delincuencia y de lo sanguinario que se volvió el delito producto del aumento del consumo y del tráfico de droga. A cada uno, seguramente, se le vino a la cabeza alguno de los cientos de crímenes que se produjeron en la provincia de Buenos Aires en particular y en toda la Argentina en general. En mi caso hay dos que me cuesta olvidar. O mejor dicho, que no quiero olvidar. El asesinato de un jubilado a palazos para robarle el celular. Y el tiro en el pecho a un remisero delante de su hijo. Pienso en todos los casos, pero en esos dos en particular y me hierve la sangre de bronca. Me pregunto por las garantías de las víctimas. Me pregunto donde estaba el estado para cuidar a un viejito que podría ser nuestro abuelo que apenas llega a fin de mes con esa miseria de jubilación que cobra. O con ese laburante de la espalda partida y las mil horas arriba del auto para llevar un mango mas a la casa. Me pregunto por el agujero negro que los asesinos dejaron en el alma y el corazón de esas familias. Entiendo que es un problema muy complejo que no se puede solucionar de un día para el otro. Pero me indigna que la presidenta Cristina niegue la gravedad del drama, ni siquiera lo nombre y mire para otro lado. Como si fuera Poncio Pilatos, el jefe de gabinete, Jorge Capitanich dice que la responsabilidad es de las provincias y de los periodistas por difundir lo que pasa. Un despropósito conceptual intolerable. Desde las mas altas responsabilidad demuestran un alto grado de irresponsabilidad. No se hacen cargo. Buscan culpables en lugar de buscar soluciones. La diferencia dentro del oficialismo la marcaron por un lado Sergio Berni y por el otro Daniel Scioli. El responsable de la seguridad reconoció que la gente está harta de que la roben y la maten sin que haya respuestas, negó que la culpa del crecimiento del delito la tengan los medios y puso la lupa sobre el sistema judicial. Dice que los malandras no pasan ni siquiera una noche presos. Que los jueces los largan antes de que lleguen a tribunales. Y en algunos casos, Berni tiene razón. Lo contradictorio es que esa justicia boba que defiende al delincuente en lugar de utilizar la ley para castigar con todo su peso al que la viola, es hija del líder conceptual del kirchnerismo, del doctor Eugenio Zaffaroni. Esa actitud comprensiva y demagógica con el delincuente y casi acusadora a la víctima del delito es producto de un presunto progresismo frívolo y parisino que vive en una torre de marfil y que no tiene ni noción de lo que pasa abajo, en los sectores mas humildes de la sociedad.
Scioli fue mas peronista en este tema. Habrá pensado que la única verdad es la realidad o que mejor que decir es hacer. Y puso a la provincia en emergencia en seguridad. Se pueden discutir todas y cada una de las medidas anunciadas. Pero dejó de hacer diagnósticos y se puso a intentar resolver el problema. Esa es su responsabilidad, ese es su trabajo, para eso lo eligieron los bonaerenses. ¿Que dijo Cristina frente a esa batería de anuncios? Nada. Silencio. No sabe no contesta. La presidenta no hace nada y tampoco apoyan a los que hacen. Insisto hay medidas que son lógicas, de sentido común. No hace falta se un experto en seguridad para darse cuenta que hacen falta mas policías. Que ayuda sumar a los cadetes recién salidos y a los retirados que no tengan condenas por corrupción, o las policías comunales, mas chalecos, vehículos, tecnología y armamentos mas modernos, siempre vienen bien. Descentralizar la justicia para hacerla mas eficiente. Que haya premios y castigos. Que el que trabaja se sienta tranquilo con su familia y que el que delinque sepa que su destino será la cárcel. Atacar a fondo las consecuencias mientras se remueven las causas de la marginalidad y la exclusión. Nadie duda que el remedio definitivo es mas igualdad social y mejor educación. Pero ese camino lleva su tiempo. Mientras tanto debe quedar claro que el que elige la ruta del delito recibirá el juicio, castigo y la condena correspondiente. Que no es gratis robar ni matar. Que la honradez y el esfuerzo tienen futuro. No hay otra. Debería ser el compromiso de toda la clase dirigente. Para que nunca mas maten a un viejito a palazos para robarle el celular. Para que nunca mas le peguen un tiro en el pecho a un remisero. Para que nunca mas necesitemos declarar la emergencia. Para que la sangre derramada no sea negociada.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

el mejor cronista sería Osvaldo Soriano – 5 de abril 2014

Gobernar no es linchar.
La actual descomposición social fue parida por Cristina quien, sin embargo, mira sorprendida sin comprender bien que pasó. Como si fuera una hippie de los años 60, ahora proclama la paz y el amor con los dos dedos en “vé” y mezcla palabras del lenguaje papal como misericordia o perisferia, pero no reconoce que, durante su gobierno y el de su marido, se inoculó el veneno del odio en las venas abiertas de la Argentina. Semejante nivel de intolerancia por estas horas, solo se explica con una década de descalificaciones y beligerancia desde la cima del poder. Ese discurso autoritario del vamos por todo fue permeando y muchos decodificaron que solo se pueden establecer relaciones de dominación y de prepotencia. ¿O antes del 2003, pese al infierno del 2001, hubo casos de injusticia por mano propia? Y eso que estábamos en el horno, merodeando la anarquía. Los medios ya existían antes del desembarco kirchnerista en el poder y sin embargo, nunca habíamos llegado a semejante tragedia social con excepción de los crímenes de lesa humanidad.
Es que en la era K, los que desataron las hostilidades obtuvieron patente de progres. Radicado en Londres, Ernesto Laclau se enorgullecía mientras sus cachorros de Carta Abierta proclamaban que los que no dan las batallas por la emancipación son tibios que, como mínimo se rindieron, o directamente, que se pasaron a las filas del enemigo golpista y oligárquico. Pusieron todas sus fichas a confrontar para construir. Jugaron con fuego en un país que fue devorado por las llamas del terrorismo de estado.
Los Kirchner se cansaron de fogonear linchamientos desde el estado. Ametrallaron desde sus medios con estigmatizaciones a diestra y siniestra. Fueron los autores intelectuales y en algunos casos, también los materiales. Convocaron a sus mejores cuadros para que ejecutaran con frialdad revolucionaria las amenazas a todo tipo de disidencia. Aca hubo una Hebe que humilló a jueces e incitó a tomar los tribunales. Un D’Elía que llamó a fusilar a la disidencia en Venezuela. Un Victor Hugo que acusó a Ernestina de Noble de tener las manos manchadas en sangre por haberse apropiado de hijos de desaparecidos, cosa que luego se demostró como absolutamente falsa, casi una expresión de deseo del relator militante. Un Zaffaroni que responsabilizó a los periodistas no adictos de fomentar los crímenes. Y hasta un Verbitsky que levantó su dedito moral pese a que participó de dos guerras, una armada y otra simbólica, como continuidad de la política por otros medios. Eso no es gratis en ningún país del mundo y menos en Argentina. ¿Que esperaban cosechar a la hora de su retirada?
Este es el verdadero debate que debe dar la dirigencia política para no repetir esta experiencia nefasta. ¿Como fue que llegamos hasta aquí?
A Cristina habría que darle chocolate por la noticia. Sostuvo que todo nace de la mas brutal inequidad social. De la marginación de hermanos argentinos cuya vida no vale dos pesos y que, por lo tanto, no podemos exigirles que le den mas valor a la vida de los demás. Otra vez las malditas preguntas sobre el origen de las cosas. ¿Quien tiene la culpa de que eso ocurra en esta tierra después de una década de crecimiento a tasas chinas? ¿Quien es responsable de que pese a haber tenido el máximo poder político concentrado desde 1983, todavía hoy, las cifras de la desigualdad y la indigencia sean similares a los malditos años 90? ¿Son capaces de mentirse tanto a si mismos para autoconvencerse que la culpa la tiene Menem o Magnetto? ¿Como se llama eso? Masturbación ideológica.
El patético episodio de la conquista de Angola con Guillermo Moreno como vanguardia, funciona casi como una metáfora del fin de ciclo. Carton pintado, escenografía, puro maquillaje industrial para una cosechadora estratosférica (como el cohete de Menem que nos iba a llevar a China en 5 minutos) que se cayó a pedazos en el medio de una quiebra y una estafa. Y arriba de ese mastodonte, como tripulando la campaña hacia el futuro de la patria, la comandante quijotesca Cristina y su mas fiel seguidor, el Sancho Panza y gobernador Sergio Uribarri. El cacique de La Salada, Jorge Castillo, que también fue a vender sus productos en la excursión morenista reveló que los angoleños le dijeron que llevara un barco lleno de ojotas y jeans y que, una vez que llegara, le iban a pagar en el puerto. El representante de la naciente burguesía nac and pop, confesó que no exportó ni un pañuelo y ante la pregunta sobre si iba a aceptar la propuesta de Angola de llevar una suerte de Salada flotante hasta Africa dijo, gramsciano: “Ni en pedo”.
Si no fuera por lo dramático de las muertes, la injusticia por mano propia y el ojo por por ojo, se podría decir que estamos protagonizando una novela del querido Osvaldo Soriano. Parece ” No habrá mas penas ni olvido” pero en realidad es “Una sombra ya pronto serás”.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

¿Quien tiene la culpa de la violencia? – 4 de abril 2014

Los mensajes de Cristina son sumamente cuestionables. Son comentarios de una vecina y no de la presidenta de la Nación. Ha multiplicado por mil su característica de negar todo tipo de responsabilidad sobre los problemas mas graves. Vale la pena prestar atención a dos de sus conceptos. Respecto de la violencia y la injusticia por mano propia dijo que si la vida no vale nada para un excluído, no le podemos pedir que la vida del otro valga algo. Esta frase inocente oculta dos cuestiones inquietantes que podemos transformar en preguntas. Primera pregunta:
¿ Si hay tanta exclusión social y tantos jóvenes que ni trabajan ni estudian y para los que la vida no vale dos pesos, ¿De quien es la responsabilidad? ¿Quien es el culpable después de una década de los Kirchner en el gobierno y con crecimientos a tasas chinas? Este es el corazón del asunto. ¿Cristina no tiene nada que ver con que la vida no valga dos pesos para tantos muchachos excluídos? ¿No pudo hacer nada por ellos? Porque los indicadores de marginalidad e inequidad social son muy similares a la maldita década del noventa que tanto les gusta repudiar? Pregunto de nuevo, con perdón de la insistencia. ¿ Quien es el responsable de jóvenes sin futuro no hayan podido reinsertarse hasta sentir que su vida vale la pena? ¿La culpa la tiene Carlos Menem o Héctor Magnetto.? ¿Es un invento de los medios derechistas y destituyentes?
Segunda pregunta a Cristina. ¿Hasta que venga un gobierno realmente progresista y elimine la pobreza en este país, que hay que hacer mientras tanto con los que cometen delitos? ¿Que señal debe dar el estado? ¿Justificarlos como se desprende de su reflexión. Decir que como se trata de personas castigadas no hay que castigarlas mas? ¿Esa es la solución? No, señora presidenta. El camino mas solidario, democrático y razonable es convocar a una epopeya nacional para terminar con la pobreza en la Argentina. Llamar a todos los expertos, a todos los colores políticos y proponerles el objetivo de incluir a los cientos de miles que están incluídos. Esto es lo que debería haber hecho con tanto poder político que tuvo cuando sacó el 54% de los votos. Sin embargo dejó pasar la oportunidad. Y en lugar de atacar las raíces de la indigencia se dedicó a atacar a periodistas, jueces, comerciantes, dirigentes sindicales y todo aquel que no se arrodilló ante su trono. Ahora tal vez usted haya perdido poder político para ser el eje convocante. Ahora debería cederle ese rol a la Iglesia. Es una idea. Alguien con diálogo con todos, con capacidad organizativa, prestigio social y autoridad moral debería llamar al mas sano de los combates, al combate contra el hambre y la exclusión.
Pero mientras tanto no hay que resignarse a que los ciudadanos que se rompen el lomo trabajando en forma honesta todos los día sean robados y matados en cualquier calle de la Argentina. Esa es la señal que usted como máxima autoridad debería haber dado con una cadena nacional. Los repudiables linchamientos, la injusticia por mano propia, la criminalidad en banda es la el descenso a los infiernos. Hace falta un liderazgo que marque el mejor de los caminos, señora presidenta. Que condene todo tipo de violencia. Que asegure la presencia del estado para dar trabajo y edudación y para dar seguridad a los argentinos. Que le diga a la sociedad que está dispuesta a dar todo de usted para pacificar y para exterminar la droga en nuestro país y no que diga que los ricos toman de la buena, como si fuera una adolescente de 15 años a la salida de un boliche. Doctora Kirchner, asuma sus responsabilidades. Respete esa investidura presidencial que todos respetamos. Deje de repetir esa irracionalidad de que todo lo malo que pasa es porque los medios lo cuentan o porque la oposición le discute sus ideas.
No se lave las manos ni mire para otro lado. Tiene a su disposición al estado mas grande y mas caro de la historia. Nos cuesta a todos una fortuna que usted maneja. No permita que el estado siga siendo bobo. Pongalo al servicio de solucionar los dramas de los argentinos. Y no al servicio de la propaganda de su partido. Tenga presente que todos la vimos jurar. Recuerde que Dios y la patria se lo pueden demandar.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados