Macri, Massa y Cristina – 26 de junio 2017

Se terminó el misterio y la especulación. Con las cartas de los candidatos sobre la mesa ya podemos hacer un análisis provisorio de las elecciones que se vienen. El duelo decisivo, la pelea de fondo es en la provincia de Buenos Aires entre el presidente Macri y la ex presidenta Cristina. Ellos se juegan casi, casi, la vida y la muerte política. Sergio Massa, el tercero en cuestión, con un resultado digno que le permita seguir flotando, logrará su objetivo de llegar al 2019 con sus pretensiones presidenciales intactas. Pero ni a Macri ni a Cristina les alcanza con una buena actuación. Necesitan ganar. Llegar primeros. Es a suerte y verdad.
Eso será muy fácil de medir. La lista que saque la mayor cantidad de votos en los comicios parlamentarios de octubre llevará su nombre a la victoria. Pero vamos por partes. Veamos cuales son los objetivos y los nombres que apuesta cada uno.
El presidente Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal van a poner el cuerpo en la campaña y la cara en todos los afiches. Son los dos líderes de mejor imagen que van a intentar trasladar su popularidad a los candidatos que tienen alto prestigio pero bajo conocimiento. ¿Eso es posible? A veces, sí, y a veces, no. Instalar dirigentes no es una tarea fácil a pesar de la potencia de los medios y las redes sociales. Pero la idea de Cambiemos es comunicar que están luchando contra las mafias de la provincia y por una mejor calidad de vida. María Eugenia comanda una batalla sin cuartel contra la policía corrupta para tener más seguridad y menos droga; contra la corrupción y el estado cómplice, como en La Salada y contra las corporaciones burocráticas de los sindicatos docentes. María Eugenia y el presidente van a decir algo así como: “Necesitamos que nos ayuden porque solos no podemos contra tantas mafias tan poderosas y con tantos problemas por resolver”. Este es el equipo que va a colaborar con nosotros. Así, casi de la mano, Mauricio y María Eugenia van a llevar a Esteban Bullrich como emblema de una educación de calidad que ayude a salir de la pobreza a los argentinos que más sufren. Gladys González, su compañera en la boleta para el senado va a ser presentada como la segunda María Eugenia. La ven como un clon, con su imagen frágil y femenina pero con un coraje y una fortaleza muy particular. Van a recordar que Gladys González pudo quebrar al sindicalista más mafioso y violento que hoy está preso y que fue el preferido de Cristina y Guillermo Moreno: Omar “El Caballo Suárez”. Graciela Ocaña a la cabeza de la lista de diputados nacionales es un emblema del combate contra la corrupción y por la transparencia. Dedicó su vida a eso. Héctor “El Toty” Flores, el preferido de Elisa Carrió, representa a los sectores más humildes de La Matanza que no quisieron esclavizarse con un plan social y que pudieron organizar en cooperativas de trabajo para progresar. Y Guillermo Montenegro, ex ministro de Seguridad de la Ciudad, creador de la Policía Metropolitana y actual embajador en Uruguay se encargará de las propuestas para enfrentar a los delincuentes y criminales que tienen a la provincia en estado de pánico.
Una victoria en Buenos Aires sería la ratificación de la confianza a Cambiemos para que profundice sus estrategias. A Macri y María Eugenia les daría una fortaleza política que le permitiría al presidente romper con una vergüenza institucional de 80 años: terminar su mandato en tiempo y forma pese a no pertenecer al peronismo. Porque desde Marcelo T de Alvear a la fecha ningún presidente no peronista pudo culminar su gobierno como corresponde, sin turbulencias y con paz social. Si lo logran, los argentinos, todos incluso los peronistas, habremos pegado un salto de maduración republicana. No hay democracia completa sin alternancia. El partido único es una enfermedad letal de democracia. Un camino de ida a la autocracia.
Por eso Macri se juega la vida y la muerte política. Porque si es derrotado por las listas de Cristina, el operativo “helicóptero” aumentará de velocidad. Cristina y sus seguidores más fanáticos piensan que la única forma de que la ex presidenta no vaya presa es que vuelva a ser presidenta en el 2019 o antes, si es posible, producto de un intento de destitución con palos en la rueda, piquetes, escraches violentos paros y todo tipo de respuesta irracional. Por eso ella quiere presidir el bloque de senadores y si puede, la Cámara de Senadores para ubicarse en la línea sucesoria presidencial. Todo un desafío antidemocrático, audaz y peligroso. Si Cristina gana, saldrán rápidamente de abajo de sus polleras aquellos agresivos e impresentables ladrones que ahora fueron corridos por un rato del escenario porque son piantavotos: hablo de Boudou, Esteche, D’Elía, De Vido, Hebe, Kunkel, Diana Conti, Aníbal Fernández y siguen las firmas.
Una columna aparte merece la panquequeada de Jorge Taiana que se dio vuelta en el aire y abandonó al Movimiento Evita y a Florencio Randazzo para secundar a Cristina quien, en su momento, lo maltrató como pocas veces en su vida.
Cristina quería llenar de mujeres las listas. Y eso es bueno. Pero como no pudieron encontrar muchas con buenos niveles de representación colocaron esposas de intendentes como Ferraresi o de ex intendentes como Martín Sabbatella. Y eso es malo: portación de apellido y anillo matrimonial no es una reivindicación de género, es casi reforzar la teoría de los bienes gananciales.
Solo se puede agregar que a Fernando Espinosa y Daniel Scioli, les tiraron un hueso por su lealtad y que serán diputados que, si Cristina pierde, volverán devaluados rápidamente al peronismo ortodoxo de donde vienen.
El diputado Sergio Massa es el que menos arriesga. Con empatar le alcanza. Si logra el segundo puesto y desplaza hacia el abismo a Cristina habrá cumplido su promesa de campaña. Saca pecho porque en su momento logró frenar la reelección de Cristina y asegura que ahora, va abortar su vuelta a las ligas mayores. Veremos. Tiene que luchar contra la polarización que impulsan Macri y Cristina. Tiene a su favor la compañía de Margarita Stolbizer, otro emblema anticorrupción y una lista de diputados de gente tienen más curricullum que prontuario. Para mantener la ancha avenida del medio y no caerse en la grieta de la polarización, Massa tiene una posibilidad que hay que ver como evoluciona. Es la economía, estúpido. Hay un par de millones de personas que en el balotaje votaron a Macri para vencer a Cristina, Scioli y Aníbal que hoy están en dificultades con sus sueldos e ingresos. Sufren una situación económica peor que antes de Macri. Cuentapropistas, plomeros, pintores, carpinteros, profesionales jóvenes o pequeños comerciantes a los que los tarifazos y la caída del consumo los castigó duramente. Esa gente votó a Macri en contra de Cristina y por lo tanto es difícil que la voten en octubre. Pero si quieren darle al gobierno un voto castigo racional o un tirón de orejas, la opción puede ser Sergio Massa. Estas son las primeras y provisorias conclusiones de estas elecciones decisivas que se vienen. Hay mucha tela para cortar todavía. Esto recién empieza.

Hebe, Milagro y Gils Carbó – 23 de junio 2017

El Papa Francisco y Cristina comparten muchísimas ideas y relaciones. Pero hay tres mujeres de la actualidad caliente de la Argentina que acercan mucho más al pastor con olor a oveja y la exitosa abogada con olor a perfume francés. Hablo de Hebe de Bonafini, Milagro Sala y Alejandra Gils Carbó. En estas últimas horas, y en este mismo espacio de la columna editorial, le hice varios comentarios al respecto. Pero Vamos por parte.
Hebe es uno de los arietes fundamentales del proyecto de Cristina. Estuvo en la platea de la cancha de Arsenal y es la encargada de decir sin eufemismos y de la manera más cruda lo que Cristina y su gente piensan. Ayer, por ejemplo, en su habitual ronda de los jueves, la mandamás de las Madres de Plaza de Mayo insultó groseramente a la gobernadora María Eugenia Vidal y al presidente Mauricio Macri. No es la primera vez, ni será la última. Pero a tan poco tiempo de las elecciones parlamentarias, esos agravios tienen otro objetivo y producen otras consecuencias. Hebe dijo textualmente: “Vidal, ¿Qué carajo estás haciendo con la plata? ¿A dónde te la llevaste, hija de mil puta. No quieren que putee, como no voy a putear, es lo menos que puedo hacer”. A Hebe seguramente no le importa saber que la gobernadora bonaerense es la dirigente política que por lejos tiene mayor imagen positiva. Por eso siguió con sus injurias y dijo que “es peor que una bandida, es una chorra, sos una pobre infeliz, una pobre desgraciada”. Tal vez a Hebe tampoco le interese saber que según su declaración jurada, Vidal es una de las dirigentes que menos patrimonio tiene y está a años luz de los megamillonarios del kirchnerismo.
Bonafini hace y deshace según las órdenes de su única jefa política, es decir Cristina Elisabet.
Con Macri la cuestión fue reiterativa pero esta vez avanzó un poco más. No se conformó con llamar dictador o Mussolini al presidente elegido democráticamente. Dijo que su gobierno es peor que la dictadura, banalizando al terrorismo de estado que sembró el país de muertes, desapariciones, torturas y campos de concentración. Pero lo más peligroso. Lo que enciende una luz roja de alerta es el tema de la violencia no verbal. Aseguró Hebe que Macri está “empujando al pueblo a la violencia porque hablar de dictadura nos quedamos cortos, le juro que esto es mucho más rápido. Una cosa es una tormenta, que duró seis años, porque esto es un tsunami, que en un año y medio hizo estragos en un país hermoso que teníamos”. Y como si semejante delirio golpista fuera poco llamó a tomar universidades y hospitales “que son nuestros”, como en su momento había convocado a tomar el palacio de Tribunales para sacar a “los turros” de la Corte Suprema.
Esto es gravísimo por donde se lo mire. Sobre todo porque insisto, Hebe es la voz de Cristina y en su última carta el Papa Francisco la trató con el afecto y el tuteo de siempre pero no desmintió lo que ella le dijo: “Se que vos pensás que si venís le hacés un favor al Pastor Mauricio”. Oportunista, Hebe dio a publicidad la carta del Papa al día siguiente de su procesamiento por la estafa de dineros públicos que hizo junto a Sergio Schocklender en la fundación mal llamada Sueños Compartidos.
Agorera y apocalíptica, Bonafini le hizo una radiografía de la Argentina que ella ve o de la que quiere ver: “este país es una montaña que se cae a pedazos como en un terremoto”. Algo similar dijo en su acto la Santa Cristina Elisabet. Pregunta para pensar: ¿Si Hebe y Cristina creen que Macri es peor que la dictadura y que el país vive en un terremoto permanente, cuanto falta para que llamen a la insurrección que voltee a este gobierno?”.
El caso de Milagro Sala es igualmente inquietante. La peor noticia para la jefa de la Tupac Amaru es que la Cámara de Casación Penal mediante un fallo agravó mucho más su situación procesal. El tribunal confirmó la sentencia de tres años de prisión que se le impuso por agresiones a Gerardo Morales, el actual gobernador de Jujuy. Y además, la Cámara ordenó investigar y dictar un nuevo fallo sobre las denuncias por amenazas agravadas que habían sido desestimadas. Si esto se confirma es muy probable que la cárcel sea de cumplimiento efectivo. Hoy está presa pero en forma preventiva. René Arellano, un testigo clave declaró que Milagro Sala lo amenazó con pegarle un tiro si no le pegaba a Gerardo Morales en el escrache.
La comandante de la Tupac Amaru recibió varios rosarios milagrosos del Sumo Pontífice. Milagro que está presa y acusada de extorsión, malversación de fondos, amenazas, asociación ilícita y que es una gran autoritaria y maltratadora de mujeres, hizo pública las líneas que le escribió de puño y letra el Papa donde le dice que comprende su dolor y la acompaña en el sufrimiento. También le expresa que sus oraciones pretenden que “todo se resuelva bien y pronto”. Nada dijo el Papa Francisco de las humildes mujeres jujeñas a las que Milagro se cansó de cachetear e insultar.
Finalmente llegamos a la jefa de operaciones para la impunidad y el blindaje de Cristina y sus funcionarios, la procuradora Alejandra Gils Carbó. El juez Julián Ercolini resolvió investigar de manera conjunta la compra y el alquiler de edificios que hizo la funcionaria que ejecuta las ordenes de la ex presidenta. Estamos hablando de la compra de un edificio en la calle Pasteur con una coima de 8 millones de pesos disfrazada de comisión inmobiliaria y cobrada por el medio hermano de la mano derecha de Gils Carbó. Y también del gasto millonario en alquilar edificios que nunca se utilizaron. Por otro lado, en el Congreso de la Nación se están tramitando las causas por los delitos que Gils Carbó habría cometido designando fiscales de Justicia Legítima y cambiando luego su destino según un plan sistemático de colonización de la justicia por parte de Cristina y sus muchachos. Pese a todo eso, yo le conté anteayer que se cumplió un deseo del Papa Francisco. La procuradora Alejandra Gils Carbó aceptó su invitación para ir el 9 de noviembre al Vaticano. La procuradora que fue el centro de las críticas de la movilización que hubo en los tribunales de Comodoro Py, encabezará la delegación argentina y como autoridad, pronunciará un discurso en la Pontificia Academia de Ciencias Sociales. Este será el tercer encuentro de Gils Carbó y el Papa Francisco quien también supo regalarle rosarios bendecidos.
Es insólito que el Santo Padre sienta más cariño por Cristina, Milagro Sala, Gils Carbó y Hebe de Bonafini que por Macri. No por una cuestión de ideología. En ese caso si es coherente. Pero Cristina y Néstor lo persiguieron incluso con el espía preferido de los Kirchner en ese momento, Antonio Stiuso y lo caracterizaron como una suerte de jefe de la oposición y satán con sotanas. De hecho ya se contó varias veces pero vale la pena recordar la verdad histórica que es la única realidad. Y esa realidad dice que Hebe, Milagro Sala y Gils Carbó cada día unen más al Papa Francisco con Cristina. Dios nos libre y guarde.

Castillo se escribe con “K” – 22 de junio 2017

Castillo, el apellido de Jorge, el patrón de La Salada, debería escribirse con “K”. Es que el capo mafia de todos los delitos tuvo complicidad y protección de la policía, pero también del gobierno nacional de Néstor y Cristina, del gobierno provincial de Daniel Scioli y del gobierno municipal de Martín Insaurralde en Lomas de Zamora.
Ningún delincuente por más audaz que sea puede construir semejante emporio ilegal sin la autorización de las máximas autoridades judiciales y políticas. El ejemplo más evidente de la centralidad del ladri cristinismo fue el tragicómico viaje a Angola. Guillermo Moreno arrió a los empresarios como si fueran ganado, Cristina hizo un discurso elevando a los malandras de La Salada a la categoría de emprendedores nacionales y populares y los productos se trasladaron en los barcos que puso otro mafioso, también amigo de Cristina, pero del agua, Omar “El Caballo” Suárez que hoy está preso, igual que Castillo con “K”. Nada es casual. Casi no hay rubro ni rincón de la comunidad donde no haya penetrado con su olor fétido y repugnante la mega corrupción de estado de los Kirchner. Es difícil encontrar una actividad o un negocio que se haya hecho con papeles, por derecha y respetando la ley, como corresponde.
Jorge Castillo es el símbolo del tipo de empresario que parieron los Kirchner. Es el Rey de la Extorsión que se consolidó al calor de la Reina Cristina. El patotero del INDEC, Guillermo Moreno declaró públicamente en su momento que bancaba a Castillo y que era su amigo. Hoy lo ratificó.
Las imágenes de la televisión parecían sacadas de una serie de Netflix sobre Pablo Escobar Gaviria. Por ejemplo, la opulencia obscena de su mansión blindada en Luján donde Castillo fue detenido después que recibió a los tiros a las fuerzas de seguridad e hirió en un ojo a un policía que está en estado reservado.
Al lado del Riachuelo que se pudre, se pudre todo tipo de respeto por las normas. Hay un estado paralelo que tiene hasta su ejército privado. El Cártel de los Castillo comandaba tres brigadas: Los Cucos, Los Chaqueños y Los de River. Allí se mezclan barras bravas criminales de varias camisetas, levantadores de juego clandestino y apretadores todo terreno. Los videos del castigo a las mecheras es de una tortura humillante y una cruel violencia de género que debería avergonzar a Moreno que se dice peronista, amigo del Papa y de Castillo. Escenas de la Edad Media, las que robaban mercadería eran privadas de su libertad, desnudadas y castigadas a cintazos. No por el delito de robar. Por el delito de robar sin pagar el canon correspondiente. En La Salada todo está permitido. Pero todo está tarifado y debe ser autorizado por los jefes de ese estado paralelo. Igual trato para los levantadores de juego clandestino o los trapitos. Todos pueden ejercer su delito. Pero no se admiten delincuentes independientes. Deben pagar a la mafia de Castillo. Robar para la corona.
Los más feroces, los que produjeron 5 asesinatos por enfrentamientos entre bandas también les robaban a los comerciantes del interior que iban a comprar. Los asaltaban a la salida de La Salada y la mercadería volvía a ser vendida en los puestos. El círculo vicioso del delito eterno.
Castillo y parte de su familia, incluso nietos, están presos y acusados de asociación ilícita, extorsión, trata de personas y torturas.
Entre los presos hay varios policías. Uno es el subcomisario de Drogas Peligrosas de la bonaerense y el otro de Lomas de Zamora. Otro uniformado pero de la federal, fue custodio del ex secretario de Seguridad, Sergio Berni.
Hubo 55 allanamientos, 21 detenidos y los que se vienen y dos años de investigación secreta y rigurosa del valiente fiscal general adjunto, Sebastián Escalera y 5 secretarios que pusieron lo que hay que poner.
Hay que destacar su trabajo igual que el de los ministros de Seguridad de la provincia y de la Nación, Cristian Ritondo y Patricia Bullrich y el procurador Julio Conte Grand que impulsaron este intento colosal de desmantelar a una mafia tan poderosa con la que ningún gobierno se metió.
La dimensión es inimaginable. Cada noche llegan 400 colectivos y 250 combis con 600 mil visitantes para hacer sus compran a 30 mil puesteros que facturan 120 millones de dólares por mes. ¿Escuchó? 120 millones de dólares mensuales se comercian en negro. ¿Cuántos impuestos deja de recaudar el estado para convertirlos en obras para los que más necesitan? Hay 660 saladitas a lo largo y lo ancho del país. En total mueven más de 4.500 millones de dólares.
El país que dejaron los K se parece a una gigantesca saladita donde hay escasez de honradez y abundancia de estafadores. Fue coherente que el acto de Cristina fuera en el estadio de Arsenal llamado Julio Grondona, otro capo mafia pero del futbol mundial, que exportó su metodología a la FIFA. Se conoció hace unos días que la última coima de 25 millones de dólares la recibieron sus parientes porque él ya había fallecido. Y nadie olvidará aquellas imágenes de concubinato político para parir “Futbol para todos” entre Aníbal Fernández, Cristina, don Julio y el olvidadizo Diego Maradona.
En Las Salada hay 87 mil trabajadores en negro. El gobierno los quiere formalizar y no tirarlos por la ventana. Castillo tiene 14 empresas y 23 marcas registradas. Empezó como vendedor de zapatos en el Mercado Central y hoy es un magnate que se aprovecha de los pobres y los maneja con la violencia de las patotas.
De hecho estamos ante una colosal boca de expendio de los productos de contrabando y otros truchos que salen de los talleres clandestinos donde con explotados con trabajo esclavo mucho hermanos de países vecinos. Y después Moreno habla de la emancipación americana y los socios de la Patria Grande. Los obligan a pagar un alquiler de 500 pesos por día por un kiosco metálico de un metro cuadrado.
Castillo tiene diversificados sus negocios. Inmobiliarios, cría de aves y equinos, producción y cultivo de soja y algodón, publicidad, radio y tele, y por supuesto que no se lo iba a perder, prestamista de dinero y dueño de casinos y bingos. En su casa encontraron 30 armas de fuego, un arsenal con fusiles con mira telescópica y pistolas de 40 y 9 milímetros. Todavía no se sabe nada de su lugarteniente, Gustavo Manuel Rojas, el que viajó a Angola con Cristina. Anoche, la policía descubrió 9 cajas fuertes ocultas y montañas de dinero sucio listo para ser lavado.
La Salada es un país. O por lo menos fue un emblema de un país sin ley que nos degrada ante el mundo y ante nuestra propia conciencia ciudadana. Dinamitar todas las mafias en la Argentina es refundar el país que queremos para nuestros hijos. Hay que apoyar esa lucha. Porque en esa batalla se nos va la vida.