Las pelotas llenas de Longobardi – 2 de septiembre 2014

Lugano parece una zona liberada por el crimen organizado. El estado nacional y el de la ciudad de Buenos Aires han perdido una batalla simbólica y trascendente frente a una banda de delincuentes profesionales. Es un barrio de laburantes y de gente que le viene peleando a la vida con esfuerzo. Es una de las franjas de la ciudad donde mas necesidades básicas insatisfechas hay. Es una zona históricamente postergada llena de promesas incumplidas por todos los candidatos que se dan una vuelta antes de las elecciones y después, si te he visto no me acuerdo. Fuiste, perdiste. Es un hecho grave desde el punto de vista del mensaje que se le envía a la sociedad. Los ciudadanos delegamos en Sergio Berni y Guillermo Montenegro, o en Cristina y Macri, la responsabilidad de la utilización de la fuerza pública para garantizar que podamos vivir en paz junto a nuestros hijos. Ese es el primer derecho humano. El derecho a vivir y que no nos maten de un tiro para robarnos el celular o la mochila. Después, recién vienen todos los otros derechos. Pero el primero es a vivir. A trabajar y estudiar sin miedo, sin temor. Pero hay un triángulo de las Bermudas en Lugano donde el estado desaparece. Se convierte en un estado bobo, en una estructura que nos cuesta fortunas a todos y todas pero que demostró ser inútil para enfrentar un grupo de 20, 50, ¿100 malandras y pistoleros? Nuestros hermanos argentinos que viven cerca del asentamiento Papa Francisco o en las inmediaciones de ese colegio emblemático llamado Ingeniero Delpini se sienten desamparados. Abandonados a la buena de Dios, o del Papa Francisco. Tiemblan de solo pensar lo que les puede pasar a sus hijos. Antes era peligroso de noche. Ahora a cualquier hora te acribillan por nada. Y si no que lo diga la familia de Melina Lopez esa chiquita de 18 años que no tenía un peso partido por la mitad y la asesinaron a sangre fría. Hay muchos dimes y diretes. Acusaciones cruzadas entre Berni y Montenegro. Gente que se lava las manos. Algunos que acusan al del otro palo político. Diputados kirchneristas disfrazados de progresistas que incitan a que se viole la ley. Que fomentan las tomas, las intrusiones y que apañan a los delincuentes porque los consideran víctimas del sistema capitalista. Y posiblemente lo sean. Pero los que son robados y asesinados, son las primeras víctimas. Los que trabajan y estudian con esfuerzo para progresar. Pero ese mensaje absolutamente tolerante con el delito fue instalado en la justicia por el doctor Raul Eugenio Zaffaroni que cree que vive en Suiza o dentro de una burbuja de millonario y por el propio gobierno de Cristina Fernández. Se cansaron de subestimar el tema de la inseguridad. Agredieron y difamaron a los que advertimos que era un problema grave que afectaba a los mas necesitados que no tienen posibilidad de viajar en helicóptero, ni con vidrios polarizados ni con seguridad privada o rejas de última generación. Miraron el tema por el agujero de la ideologitis y acusaron de fachos y oligarcas a los que ponían la lupa sobre los asaltos a mano armada y los crímenes. Dijeron que era un invento de los medios y hasta que era una sensación. A todo esto hay que sumarle la ineficiencia absoluta y la complicidad en muchos casos que tuvieron con los narcotraficantes que agravó todo. Hizo el delito mas cruel y sanguinario. Se rompieron todos los códigos. Matan chicos delante de sus padres. Matan jubilados por dos pesos. Los narcos derramaron su veneno y eso es sinónimo de crimen organizado y de millones de pesos para corromper políticos, jueces y policías. Esto es lo que lograron. Que los delincuentes gobiernen una parte de la ciudad que queda a 90 cuadras de la Casa Rosada. Que sigan matando gente y que los mas pobres, como Melina o como los alumnos y docentes de la escuela Ingeniero Delpini paguen las consecuencias. Los Kirchner se llenaron la boca hablando del rol del estado. Pero en seguridad,salud, educación y justicia que es lo mínimo que tienen que solucionar, han fracasado rotundamente. Pusieron al estado como gendarme de todo. Se metieron en todos lados para perseguir, amedrentar y para frenar con su mala praxis la economía. Pero fueron absolutamente incapaces de resolver lo esencial, Hoy Marcelo Longobardi entrevistó a Sergio Berni y se sacó. Marcelo es alguien apasionado pero tranquilo. Pero estaba indignado porque en Lugano los chicos no tenían clases porque asi lo habían decidido los delincuentes. En el cruce, Berni acusó a Marcelo de no conocer la villa y de andar jugando al golf. Después pidió disculpas. Pero Longobardi le dijo que iba a jugar al golf todo lo que se le cantara las pelotas. Es que Marcelo ya tiene las pelotas llenas de semejante inmoralidad e ineficiencia. Tiene las pelotas llenas de tanta inoperancia y de tanto prejuicio ideológico. Mientras tanto, los mas pobres, para los que dicen gobernar, tienen que seguir sufriendo semejante abandono de persona por parte del estado. Por eso ellos también cada día están mas hartos. Ellos también tienen las pelotas llenas. Como Longobardi.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

No mates a mi mama – 1 de septiembre 2014

Yo se que fue un delito mas. Yo se que pasa todo el tiempo y a todo el mundo. Pero cuando la inseguridad estalla en la casa de alguien al que uno conoce y aprecia, siente como si le hubiera pasado adentro de su propia casa. Siempre tuve un afecto y un respeto muy especial por Bobby Flores. Desde aquelos viejos tiempos de radio Bankok con Lalo y el resto de los muchachos en la mítica Rock and Pop hasta cuando algunas veces nos cruzamos en los pasillos de otra radio. Siempre de buen humor. Nunca fue formal ni acartonado. Pero Bobby tampoco fue un loquito descontrolado que enajenó su vida. Al contrario. Un profesional de primera. Con sus inmensos conocimientos musicales a la altura de su pasión por la creatividad. Siempre laburando, haciendo la suya, construyendo su familia, su oficio maravilloso. Bobby es uno de esos tipos que hizo grande la radio de los últimos tiempos. Nunca tomé un café con él. Pero logró despertarme cariño y admiración profesional. Tal vez por eso me sentí tan cerca de su drama cuando lo contró anoche en el programa de Jorge Lanata. Porque su angustia de padre me conmovió hasta las lágrimas. Porque sentía la impotencia de no haber estado ahí para tratar de hacer algo. Porque todo el tiempo hablabla como alguien que no superó ni de casualidad semejante agujero negro emocional que te produce el salvajismo de los delincuentes que se meten a tu casa. En un par de momentos Bobby dijo que no sabía si alguna vez iba a poder superar lo que le pasó.
Siente culpa todavía porque estaba cenando con su cuñado y se enteró por telefono. Pero cuando llegó vió todo y necesitó llorar con su esposa y sus hijitos para empezar a apagar el incendio en el que se había convertido su alma. Por eso dijo las cosas que dijo. Porque está quebrado. Porque no le encuentra explicación ni salida a la locura irracional. Bobby no es Rambo. Ni Aldo Rico ni Sergio Berni. Es un pacifista por naturaleza y por definición. Un hombre dedicado a sembrar luz de música y paz para el amor. Esa cabellera blanca, esos ojitos tristones, esa tranquilidad del que no está apurado nunca porque sabe a donde va.
Sin embargo lograron conmoverlo. Los delincuentes lo sacaron de su eje, lo alteraron como nunca en su vida. Por eso dijo :” nunca antes me había querido morir y nunca antes había sentido ganas de matar”. Es terrible lo que su estómago lleno de ira lanzó por la boca. Negativo para él, para su familia y para todos porque sabemos que la justicia por mano propia no sirve de nada y complica todo, pero absolutamente comprensible porque el reaccionó como pudo para algo para lo que nunca estuvo preparado. ¿Alguien está preparado para que entren a la tranquilidad de tu casa? Para que aten de pies y manos a tu esposa que estaba recostada descansando. Para que amenacen con cuchillos a tus hijitos del alma que estaban mansamente jugando a la play. ¿Hay derecho, carajo? ¿Hay derecho para que muchos progresimios energumenos encima se pongan del lado de los delincuentes? Eran un batallón. Siete muchachotes y una mujer. Encapuchados, descontrolados, violentos e impunes. Rompieron todo, se robaron todo, dinamitaron la felicidad y la paz de una familia. Destruyeron todos los lazos de humanismo solidario. Eran tan agresivos e hijos de puta que tuvo que salir Benicio, el hijito de nueve años de Bobby Flores para decir una frase que me parte el alma y funciona como una puñalada en la espalda de la sociedad: ” Por favor, no mates a mi mama”. Eso le dijo Benicio. “Por favor no mates a mi mama”. ¿Hay derecho carajo? Hay derecho a encontrar a tu familia tirada en el piso, a tus hijos en estado de shock, a tu trabajo de toda la vida robado como si fuera una computadora cualquiera. “Te sentís una mierda, Jorge”, le dijo anoche Bobby a Lanata. Una mierda es la sociedad atomizada y marginal que los gobiernos han logrado construir. Una mierda es ignorar el problema, mirar para otro lado, hacerse los boludos y decir que la inseguridad es un invento de los medios o un tema de los ricos y la derecha o una sensación. ¿Hay derecho a desproteger tanto a los ciudadanos? ¿Hay derecho a que el estado no se haga cargo de lo mínimo que tiene que hacer que es darle tranquilidad y paz para vivir a los argentinos? Todavía me siguen rebotando esas palabras en la cabeza y en el corazón. Por primera vez tuve ganas de morir y de matar. Tuve ganas de comprarme un fierro. No me temblaría la mano en meterle un cuetazo y volarle el cerebro a esos tipos. Lo dijo un hombre de paz y de musica. Lo dice alguien incapaz de matar una mosca al que le mataron la inocencia. Todavía esta conmovido, todavía tiene miedo. Esucha un ruido y siente pánico por su familiar. Hay un asesinato en ocasión de robo cada dos días. En lugar de tolerancia cero con el delito. Hay tolerancia cero con los que lo denuncian. Hay un todo vale. Un lavarse las manos de las autoridades. Bobby Flores está igual que todos. Porque todos vivimos en peligro. Y todos sabemos que es una mierda tener que acostumbrarse.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Cristina no puede lo menos y quiere lo mas – 30 de agosto 2014

Desde 1983 nadie concentró tanto poder como Cristina. Sin embargo, a estas horas, evidencia graves dificultades para ordenar razonablemente el país y la economía. Mucho se escribió sobre la forma en que dilapidó aquel 54% de los votos producto de asumirlo como un cheque en blanco que le permitía ir por todo. Pero además de huir hacia adelante, mirando el peor espejo de Venezuela, cada decisión que toma exhibe una ineptitud que supo ocultar muy bien por varios años. La presidenta está convencida que es una estadista y que su gobierno es el mejor de toda la historia argentina. Ignora o multiplica todos los problemas que aparecen en la superficie y cuando no tiene mas remedio que reconocerlos, culpabiliza a todo el mundo, menos a su gobierno. Carece de táctica y de estrategia. Malversó la verdad peronista: cree que mejor que hacer es decir y mejor que realizar es prometer. Es el choque simbólico entre una mentalidad formada en el conservadurismo feudal y un lenguaje clasista y combativo. Eso la hace mas parecida a Nicolás Maduro que a Chávez. Griesa es el diablo y expulsan al Banco de Nueva York pero son ellos mismos los que los eligieron.
Lo inquietante es que esa actitud negadora se fue profundizando con el tiempo. Casi no queda un solo logro en pié del gobierno de Néstor Kirchner. Nadie se atreve a ponerle un límite. Nadie es capaz de advertirle a la reina que está desnuda. Haber entronizado a Axel Kicillof en el lugar de superministro es una de sus peores decisiones. Porque desde que asumió, todos los indicadores sociales fueron empeorando y no solucionó ningún inconveniente. Hay mas concentración económica que en los satanizados noventa. El 80% de las 200 empresas mas grandes son extranjeras.
Su mayor producción fue la intranquilidad y la falta de credibilidad. Se trata de dos conceptos letales para cualquier economía mas allá de su matiz ideológico. Un día bajan las tasas y al otro día las suben, como si manejaran la hornalla donde nos quemamos a fuego lento. Y argumentan a favor de uno u otra posibilidad con la misma contundencia. La población padece las consecuencias de semejante irresponsabilidad y falta de rumbo claro. Son actitudes espasmódicas que chocan un día con cada pared aunque estén ubicadas en diferentes veredas. Es tragicómico pero hasta el fútbol argentino se contagió y resolvió con velocidad que la fecha no se juegue y también que se juegue. No saben ni donde queda el arco del equipo rival. No pueden dar un pase correctamente. Es que juegan contra enemigos imaginarios como los repulsivos y condenables fondos buitres que no hacen otra cosa que depredar la economía que es lo que hicieron toda la vida.
Argentina corcovea como un potro que se resiste a la irracionalidad y el infantilismo. Pero Cristina insiste con mas de lo mismo. Reclama aplausos para el fracaso. Violentan algunas leyes del sentido común de la política como esa que dice: “Quien no puede lo menos, no puede lo mas”. Embalada en su relato propone trasladar la Capital a Santiago del Estero y no puede bajar la inflación o frenar la caída de las reservas. Les cuesta implementar hasta las cortinas de humo. Hasta pierde la culpa y la verguenza de hacer barbaridades que hubiera condenado severamente en otra época, incluso la de Néstor Kirchner. Gastar 30 millones de dólares para comprarle uniforme a los chinos para las Fuerzas Armadas es un despropósito por donde se lo mire. Y si Estados Unidos lo hace, también es una irracionalidad, pero es un problema de Obama. Este gobierno que se llena la boca con la sustitución de importaciones y con potenciar la producción y el valor agregado de la burguesía nacional, encarga a China lo que hubiera podido reactivar nuestra industria textil. Abren y cierran el mismo día la exportación de carne y lácteos. Y el ministro del área se enteró de esa chiquilinada en Rusia a donde estaba para fomentar justamente la exportación de esos productos. “Se habrá disfrazado de Pinón Fijo en Moscu”, dijo Ruben Ferrero, titular de CRA. Estan sedientos de dólares y no paran de meterle palos en la rueda a todo tipo de exportación. Brasil, nuestro hermano mayor del Mercosur, le compró 1.000 millones de dólares en trigo a Estados Unidos pese a que nosotros éramos sus principales proveedores. Pasamos del tercer al décimo tercer lugar en exportaciones de carne. Brasil está primero. Cuando el gobernador Jose Manuel de la Sota le preguntó al ministro Henrique Meirelles, cual había sido el secreto para lograrlo, le contestó: ” Hicimos lo que ustedes dejaron de hacer”.
Las inmobiliarias y la construcción se han quedado afónicos pidiendo auxilio. No quieren subsidios ni prebendas. Reclaman reglas del juego claras, racionalidad, sentido común. Ya han dicho que los cedines no le despiertan confianza ni a los narcos. Hay una burocracia improductiva por su amateurismo stalinista que combate todo lo que sea producción. Aunque digan lo contrario.
Crecen las suspensiones, los despidos, el trabajo en negro, cae el salario real y el 54% del impuesto a las ganancias los aporta la cuarta categoría. ¿Como pretenden que no haya paros? ¿como quieren rotular eso de progresismo? Y Capitanich, convertido a esta altura en un espantapájaros, dice que los buitres financian a medios, opositores y gremialistas para desestabilizar a Cristina y fogonear el dólar cocaína. ¿El mentiroso y el ladrón cree que todos son de su condición?
Pero lo mas grave es esa vocación de bronce que anima todos los actos de Cristina. Quiere convetirse en mito. No le alcanza con la mayor de las distinciones que le dió el pueblo argentino al votarla dos veces como presidenta. Se compara con San Martín cuando dice que no hubiera cruzado los Andes si se hubiese dejado guiar por las encuestas. Y frente a las Fuerzas Armadas habla de ataques externos, de intentos de hacernos arrodillar y de que la patria no se defiende solo con un fusíl como si estuviéramos en guerra. En su imaginación, proyecta una película de terror donde terribles los gorilas con alas se convierten en buitres y son derrotados por los pingüinos emperadores.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

El vaciamiento de Coqui – 29 de agosto 2014

¿Que es lo que lleva a un dirigente a inmolarse en el altar de Cristina como hizo Jorge Capitanich? ¿Cual es el motivo que lo empuja hacia el abismo repitiendo todos los días ridículas mentiras? Habla por boca de Cristina pero le agrega de su propia cosecha palabras insólitas. En las últimas horas dijo que los medios mienten el precio del dólar porque están pagados por las cuevas. Hace poco comparó al dólar negro que ellos han fomentado con su mala praxis, con la cocaína. Dice que es ilegal igual que la droga. Pero en su época, Guillermo Moreno, se reunía con los operadores para subir o bajar el precio. ¿Que era Moreno en ese entonces? ¿El jefe del Cartel de las Cuevas? Sugerencia para Capitanich. ¿Porque no prohiben directamente mencionar al dólar que la gente compra por afuera de los bancos? En Venezuela ya rige esa medida. Se sigue operando ilegalmente pero al dólar le llaman lechuga. Una creatividad sin limites. ¿No le parece? La bicicleta financiera que hacen los integrantes de la boliburguesía tiene dimensiones colosales y los amigos del poder se hacen millonarios con esas operetas corruptas. Esta mañana, Capitanich fue contra Moyano. Dijo que no representa a los camioneros y que no le dan bola. También prendió el ventiladorcontra las automotrices porque según el, no entregan los autos del plan del gobierno con la excusa de la restricción de importaciones.
Le recuerdo algo que ya le dije:
Le pido que escuche bien estas definiciones y despues me dice quien las dijo. Ahí van:
El juez Griesa no es independiente: es un agente de los buitres.
El juez, la justicia de los Estados Unidos y el mediador están cooptados por los Fondos Buitres. Y el responsable de todo esto es Estados Unidos: para ellos no es importa que muera gente en las guerras ni que se vulnere la soberanía de los países. Concentran cada vez mas la riqueza en el mundo con esta metodología extorsiva.
Escuche bien que hay mas todavía.
El sistema judicial norteamericano no es confiable.
Argentina con Vaca Muerta es la nueva Arabia Saudita y por eso vienen por nuestros recursos energéticos. Estamos defendiendo el pan de nuestros hijos.
El juez Griesa solamente es independiente de la racionalidad. Los buitres pretenden fulminar y socavar la exitosa reestructuración de la deuda.
¿Quien hizo estas acusaciones incendiarias y combativas? ¿Fidel Castro o Nicolas Maduro? ¿Quien se colocó con estas palabras casi como una especie de Che Guevara antimperialista? ¿Quien fue el comandante de este descenso de la Sierra Maestra? ¿Lo digo o no lo digo?, se preguntaría Mirtha Legrand. Se trata de nuestro jefe de gabinete, Jorge Milton Capitanich. Alias el Che Coqui.
Suena tan raro, infantil y poco creíble ese discurso emancipador en la boca de Capitanich. El fue menemista, cavallista, duhaldista, siempre conservador y encima tuvo como socio del estudio al financista Aldo Ducler quien fue investigado por el senado de los Estados Unidos y también por México por sus negocios con el Cartel de Juarez. Ducler fue el profesional que eligió Néstor para operar los fondos de Santa Cruz enviados al exterior que luego se evaporaron en el aire. De ahí surge el afecto de los Kirchner por Capitanich.
Hoy Capitanich se ha vaciado de contenido político y su futuro no parece ser muy venturoso. Los revolucionarios camporistas nunca confiaron en él y el pejotismo ortodoxo le perdió la confianza. El Coqui tomó por el camino de ida. Y de ahí no se vuelve. Es como decía Perón. De todos lados se regresa, menos del ridículo.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Un grito para Cristina – 28 de agosto 2014

Un paro es un grito. Una advertencia, una forma de levantar la voz cuando los trabajadores no se sienten escuchados. Siempre comienza desde el pié. En las bases, en el trabajo, el primer reclamo es hacia el delegado: “Che, viejito, no cobré nada del aguinaldo, me descontaron todo por ganancias, papá”. Los laburantes se ponen inquietos y molestos. Otro dice: “No me alcanza para llegar a fin de mes. ¿Viste lo que subieron las cosas? Y la bronca sube hacia los dirigentes regionales del gremio. Se va generando como un gigantesco murmullo de exigencias. Un océano de quejas. En un plenario del gremio se toma la temperatura social y se resuelve llevar al seno de la CGT el malestar que sigue aumentando: “Algo hay que hacer, fierita. Los muchachos están calientes y se la agarran con los delegados”. Esa suerte de petitorio oral que sube es la famosa realidad. La economía real de los que no se dejan engañar con falsedades de Guillermo Moreno ni relatos de Victor Hugo Morales. Cuando el trabajador se tiene que ajustar el cinturón, nadie lo puede convencer de lo contrario. Son trabajadores, no tontos como a veces creen los gobiernos. Cristina podrá decir que hay un sol radiante pero si llueve el laburante se moja. Por eso el paro es un grito colectivo. Porque las gestiones anteriores para plantear estos problemas en reuniones civilizadas, no llegaron a buen puerto. O porque son ninguneados y les dicen a todo que si pero no les dan ninguna solución a esos problemas. La tierra empieza a moverse debajo de los pies de los dirigentes. Los delegados mas combativos los acusan de tibios o cagones. Los empiezan a correr por izquierda. A los millonarios burócratas como los Cavallieri o los Gerardo Martínez, directamente los acusan de traidores, de transar con la patronal y con el gobierno. Y los gremios deben ser por definición absolutamente independientes.
El grito es un paso y si hay represión se transforma en alarido. Y si ese alarido tampoco se escucha empieza a crecer lo que los sociólogos llaman conflictividad social. Por eso es anecdótica la discusión grosera entre Jorge Capitanich y los dirigentes cegetistas. Uno los acusa de ser como Borges o Bioy Casares y de ser financiados por los fondos buitres. Y los otros le responden de todo, Quico, pelotudo caro, o mitómano y director de la orquesta del Titanic. El jefe de gabinete dice que el acatamiento del paro fue del 25% y los sindicalistas dicen que fue del 80%. Nadie tiene la posibilidad de ser preciso en eso. Pero supongamos que ambos exageran y llevan agua para su molino. El promedio de ambas exageraciones da mas de 50%. ¿Le parece poco o un dato menor al gobierno que mas de la mitad de la fuerza laboral de la Argentina haya pegado un grito? ¿Le parece que si no hay ningun cambio en la economía los trabajadores se van a quedar tranquilos o van a redoblar la apuesta con mas horas de paro y con mas gente apoyando? Es sentido común. Y cifras concretas. Porque nadie puede negar que la desocupación, las suspensiones, el trabajo en negro y la inflación siguen creciendo. O que el salario mínimo es de 3.600 pesos. Y que el impuesto al salario es un despropósito. La categoría cuarta aporta mas del 50% de lo que se recauda por ganancias?
¿Capitanich cree que los jubilados están bien? ¿O que los trabajadores no sufren la inseguridad?
Cuando la sociedad no es escuchada habla mas fuerte. Después grita cerca de la Casa Rosada. Y luego sale a la calle para hacer valer sus derechos. Cristina debería saber que hoy se produjo un grito colectivo para que ella se digne a escuchar que no hay un sol radiante en el cielo de la patria. Quien quiera oir que oiga.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

La radio en su día – 27 de agosto 2014

Hoy la radio cumple años.
La radio es esa cultura de la Spica con olorcito a cuero para escuchar los goles de Fioravanti en la oreja. O la Tonomac Platino Siete Mares que fue la primera internet que tenía dial en lugar de mouse y que nos permitía navegar por un mundo que devolvía interferencias y frituras en todos los idiomas. O ese suave calorcito que largaba la válvula por los parlantes de la radio a capilla de mi abuela. O el walk man clavado en las orejas en pleno supermercado, o el radio despertador que nos acribilla con la temperatura y la sensación térmica, o la que viaja en el auto y es compañía en la ruta, o el MP3 que esconden en el laburo o la radio que está en el living como si fuera la tele o en la cocina como si fuera el microondas o en el baño, ¿Por qué no?, si ahora están esas que tienen espejo y ni siquiera se empañan mientras nos enjabonamos las noticias. Hoy la radio es cada vez más un ícono en la red de redes que te permite saber en Amsterdam cuales semáforos no funcionan en tu Buenos Aires querido cuando yo te vuelva a ver. La primera vez que traje a mi hijo a la radio, miró medio aburrido para todos lados y con sabiduría infantil me dijo:”Pa, esto no es una radio, esto es un edificio”. ¡Cuanta razón tenía Dieguito en aquella época¡¡
Hay algunos que confunden la radio con el lugar físico en donde funciona, con estas paredes llenas de historia, con estos micrófonos que no perdonan, con esa luz roja que tanto temo y que tanto quiero, con aquella vidriera del operador que nos lanza luces de advertencia o aquella otra vidriera que nos tira papelitos con nombres de personas que hay que entrevistar. Allí revientan los teléfonos, el vértigo y las ideas. ¿Eso es la radio? Algunas sillas, una mesa.. ¿Eso es la radio? De ninguna manera, la radio no es un hecho inmobiliario. ¿Qué es la radio, entonces? La posibilidad de transmitir palabras y música a través de ondas hertzianas, micrófonos, ecualizadores, una consola y computadoras que tiene de todo adentro. O una antena gigantesca que emite lo que otro aparato recibe. ¿Eso es la radio? Digame la verdad? De ninguna manera, la radio no es un hecho electrónico.
Y entonces, ¿Qué es la radio?.¿Por que se habla tanto de ella? ¿Por que algunos presuntos vivos la tratan como una hermanita menor de la tele si tiene 94 años de éxito? Fue la radio la que superó tantos cambios tecnológicos, la que se subió al caballo de los celulares, el twitter, el facebook y dejó en el camino a los demás. La radio utilizó todos los adelantos para ser mejor. Para ser más radio. Igual que la cigarra de María Elena a la radio tantas veces la mataron y a su propio entierro fue y sin embargo esta aquí, resucitando.
Muchas veces la gente que visita la radio sale un poco desilusionada como mi hijo aquella primera vez. Esperan ver decorados, escenografías, noticias viejas, risas nuevas, disfraces, dragones pero no encuentra nada de eso. Solamente unas cuantas personas en el centro de un salón hablandolé con gestos y ademanes a un fierrito que no sabe no contesta. Los que están callados hacen todo en cámara lenta, juegan a dígalo con mímica, se mueven como si estuvieran en la luna y la gravedad no existiera, flotan para no hacer ruido, se desplazan con papeles donde escriben grande los nombres muy famosos o muy desconocidos de los entrevistados.
Esa no es la radio. El edificio, la tecnología y las personas no alcanzan para hacer una radio. Para definir una radio es condicion fundamental haber leído el principito para saber que lo esencial es invisible a los ojos. Es el único lugar donde no hace falta ver para creer.
A esta hora exactamente hay millones de aparatos encendidos buscando una radio, sintonizando un síntoma, un aroma, un arco iris en las ondas. Cuando esos aparatos encuentran esa radio difícilmente se vayan. La consideran un miembro más de su familia. La quieren y la insultan, discuten con ella, la abrazan, piden discos, piden pan, piden pista y opinan de todo, protestan y celebran. Piden un lugar para atajar la realidad. Interactuan como en ningún otro medio. Van y vuelven. Pasan de receptores a emisores. De oyentes a auditores. Miran la radio conmovidos como quien mira la vida. Cuando uno encuentra una radio sabe perfectamente como dice Fernando Bravo que la radio es gratis, en vivo y en directo, va a domicilio, no se suspende por mal tiempo y es atendida por sus propios dueños. Cuando uno encuentra una radio se da cuenta enseguida. Lo siente acá, en el pecho, sabe que una radio es un lugar en el corazón y en el cerebro donde se cruzan la emoción, la información, la imaginación y la solidaridad. Eso es la radio. O por lo menos creo que en esa radio creo.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Cortazar, por 100 años mas – 26 de agosto 2014

Hoy se cumplen 100 años del luminoso nacimiento de Julio Cortazar.
Es la mejor ocasión para repetir una y mil veces:
Queremos tanto a Julio.
Le debemos tanto los argentinos a Julio Cortazar que en paz descanse. Murió en Paris donde eligió vivir. Una leucemia analfabeta le fue erosionando su cuerpo pero su corazón ya venía muerto desde la muerte de su gran amor, de Carol Dunlop, su tercera esposa con la que hoy comparte el cielo y la tierra en el cementerio de Montparnasse.
Queremos tanto a Julio.
Le debemos tanto. En la literatura, es decir en el placer y el goce por la belleza pura y en la política, es decir en el compromiso solidario con los más débiles y los buscadores eternos de utopías y de la igualdad entre los hombres.
Los libros fueron su tabla de salvación. La posibilidad de seguir flotando aún en las tormentas más terribles. En su casa de la infancia de Banfield, se encerró a leer día y noche cuando su padre los abandonó para siempre, sin decir una palabra. A escribir día y noche, también se encerró en su casa de la madurez en Paris cuando América Latina empezó a desgarrarse en su alma. Nunca dejó de ser un cronopio que sólo perseguía su regocijo personal. Vos sabes, le dijo a Fernández Retamar, en una carta de 1967, que el almidón y yo, no hacemos buenas camisas. Era tierno y tenía un sentido del humor maravilloso. Disfrutaba de la metafísica de Macedonio Fernández porque se reía a carcajadas. El realismo socialista siempre le resultó aburrido, pesado, decía que en esos casos la ideología mataba a la literatura y que llegó a sentir horror por esos escritores de obediencia.
Julio Florencio Cortazar tenía cara de chico aún en sus 69 moribundos años. Y era un chico a la hora de escribir desde lo lúdico. Siempre el juego. En su niñez imaginaba animales mitológicos para sorprender y sorprenderse y apostó siempre a lo fantástico, a esa dimensión alucinante de la realidad más cotidiana. La supo encontrar y la supo contar.
Con Borges compartió muchas mas cosas de lo que los militantes políticos literarios de los finales del 60 podían imaginar. Porque era una de las tantas antinomias, como se decía entonces. Borges o Cortazar. El reaccionario de derecha o el amigo de la Cuba de Fidel y el Chile de Salvador Allende. Borges o Cortazar, como una segunda vuelta de la batalla entre Boedo y Florida, era discusión apasionada en las universidades y los bares. Sin embargo, ambos amaron profundamente los laberintos, el tango, el jazz y las muchachas de ojos verdes como La Maga. Ambos fueron tozudos antiperonistas y quisieron morir fuera de la Argentina. Y allá están sus restos, mas cerca entre sí que de nosotros. Y en lo que para muchos fue una señal mágica, Borges fue el editor del primer cuento de Cortazar en la revista “Los anales de Buenos Aires”. Pero la magia original se produjo en 1918, Julio con solo 4 años vivió un tiempo en Barcelona. Su casa quedaba en la calle República Argentina. Creer o reventar : el destino lo esperaba en la vereda.
Queremos tanto a Julio. Le debemos tanto. Y los periodistas de mi generación lo amamos porque metió de prepo el lenguaje de la calle en la alta literatura. Porque todos alguna vez intentamos imitarlo sin el menor de los éxitos, porque todos alguna vez lo leímos con el mayor de los placeres.
Primero fue un revolucionario de las letras y después de las ideas. Fue un antes y un después de la barba. Primero sacudió la estructura de la novela con Rayuela. Puso al lector en un pié de igualdad con el autor. Le permitió que cada uno eligiera su propia novela en esa maravillosa caja china que fue Rayuela, con una novela dentro de otra, con ese rompecabezas para jugar, siempre jugar con el ingenio y las neuronas y sobre todo con el lenguaje al que lo dio vuelta como una media una y mil veces.
Cuando viajó a Cuba se conmovió al ver un pueblo haciendo la revolución y su vida cambió. Y los personajes y los puntos de vista en sus libros, también. Con el Che Guevara, en su “Libro de Manuel” hizo una crítica dura a los dogmáticos de la guerrilla y ya que estamos en ese libro imperdible digamos que el protagonista se llamaba Marcos y que por eso el subcomandante zapatista de Chiapas se bautizó con ese nombre. En homenaje a Cortazar que, de estar vivo, dice apoyaría la causa hoy casi pacifista de los zapatistas, con el mismo entusiasmo con que apoyó a los sandinistas en esa Nicaragua tan violentamente dulce.
Queremos tanto a Julio.
Le debemos tanto.
Su inclaudicable y corajuda lucha por denunciar a la dictadura argentina y reclamar por los desaparecidos porque sentía al país lejano como su “Casa Tomada”, como esa pesadilla que escribió de un saque, con todos los fuegos el fuego. Cortazar si que dio vuelta al día en 80 mundos y en su último round tuvo “62 modelos para armar”. Nunca olvidó el susto que se pegó a los 9 años cuando robó un libro de Edgar Allan Poe para leerlo ni el placer que sintió cuando tradujo toda su obra. Julio Cortazar fue un grande, uno de los padres eternos de nuestra literatura. Sus cuentos tienen la impronta de dos de sus ídolos, de Charlie Parker y de Justo Suarez. La cadencia y el torrente que improvisa del saxofonista del jazz y la habilidad para esquivar y la dureza para pegar del boxeo del Torito de Mataderos.
Queremos tanto a Julio. Le debemos tanto. Por dos motivos fundamentales. Porque todos sus textos son una incitación a la libertad y una apología de la belleza.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Ayudar a Cristina – 25 de agosto 2014

Hay que encender una alerta roja en el tablero del gobierno. Es natural y comprensible que todos los oficialismos reciban críticas. Pero en los últimos días, la presidenta de la Nación fue el centro de fuertes cuestionamientos, de una dureza inusual y que fueron disparados desde un amplio espectro de la sociedad, incluso algunos de los que acompañan o acompañaron al cristinismo. Le hago apenas una apretada síntesis.
La mas castigadora, como siempre, fue la diputada Elisa Carrió quien en muchas ocasiones anticipó algunas de las tragedias políticas que se venían. Esta vez anuncia otra. Dijo que ” Cristina está montando un escenario de autogolpe. Nos quiere meter en su guerra por el tema de los fondos buitres. Quiere denunciar un golpe inflacionario ante la OEA”. Alguno podrá decir que la doctora Carrió es exagerada o demasiado apocalíptica. Pero le quiero dar otros ejemplos de gente mas prudente.
Jorge Fontevecchia, el periodista y propietario de Perfil, escribió que esta vez si, “el país está al borde del colapso” y acompañando aquella definición de Roberto Lavagna respecto de que estaba en marcha “un Rodrigazo en cuotas”, dijo que estamos asistiendo a “un 2002 en cuotas” porque el gobierno casi no resuelve ningún problema y hay muchas bombas encendidas que pueden explotar antes del 2015.
Alguien mas prudente todavía por su condición de economista y técnico especialista en negociaciones de deuda, Guillermo Nielsen le dijo esta mañana a Longobardi que le parecía “suicida la reestructuración ” anunciada y que “hay una política de tierra arrasada para el futuro. Van a defaultear el total de la deuda”.
Mucho mas moderado, casi no se le conocen declaraciones de este tono, Arturo Acevedo, dueño de Acindar, una de las mayores empresas siderúrgicas, planteó que va a llevar “mucho tiempo revertir lo perdido en esta década” y casi no dejó rubro por mencionar. “Van a dejar herencias malas de todo tipo” resumió y mencionó la corrupción, la sociedad dividida, el no respeto a la ley ni a la justicia,la caída de la calidad educativa y la cultura del trabajo y la falta de precios competitivos a nivel internacional. Acevedo llegó a la cima de sus definiciones cuando dijo que no se le ocurre ninguna herencia buena de esta década. Insisto con un dato. Es un empresario al que casi no se le conoce la voz, de perfil muy bajo y que ahora debe estar atajando operaciones en su contra y posibles inspecciones de la AFIP.
Gerardo Martínez es uno de los principales aliados sindicales de Cristina. Sin embargo confesó que en el gremio de la construcción que conduce ” hubo 20 mil despidos en los que va del año” y que hay que volver al 2005 cuando había estabilidad económica con Néstor”. Tal vez a esta hora ya escuchó los gritos que Cristina suele dedicarle a quienes cometen este tipo de traiciones.
Mas aliado todavía y con la esperanza de ser heredero de la presidenta, el gobernador Daniel Scioli a través de uno de sus principales operadores políticos, Gustavo Marangoni, dijo que “la inflación es muy alta”, que hay que ver como se cumple el fallo de Griesa, que no está de acuerdo con elegir los candidatos a dedo y que la demoracia, en lo político, es un formato liberal. El revolucionario y súbitamente millonario Julio de Vido, salió a cruzarlo con los tapones de punta: “En Argentina no existe liberalismo separado de un proyecto de entrega, desempleo y exclusión”.
Algo está pasando. No es una expresión de deseos de destituyentes opositores que odian a Cristina. El desmanejo de la gestión y todos los indicadores económicos tormentosos están presagiando momentos de turbulencias.
Hugo Moyano vaticinó que el paro del jueves va a ser total y que ve a Cristina “desorientada y confundida” y que si “Axel Kicillof es elegido presidente estamos en el horno”. Hasta Pepe Nun, un intelectual progresista que fue varios años el máximo funcionario de cultura en el kirchnerismo ironizó sobre que Cristina debería donar algo de su fortuna a la gente que ” se ha empobrecido durante estos años”. Como puede verse el espectro es muy amplio. Las críticas muy duras son multisectoriales y pluripartidistas. En todo el abanico de la opinión pública hay una gran preocupación por el futuro inmediato. Un ministro anda pidiendo en voz baja que todos ayuden a Cristina a llegar lo mejor posible al 2015. Lo mismo pide el Papa Francisco. El grave problema es que nadie puede ayudar al que no se deja ayudar. Cristina cree que su gobierno es un lujo, el mejor de la historia y ella es una estadista que muchos no saben valorar. Esta es la madre de todas las inquietudes. ¿Como ayudar a quien dice que no necesita ayuda?

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

Cristina consagra una contrareforma – 23 de agosto 2014

Cristina es una experta en construir poder apelando al temor y los latigazos. Disciplina a la tropa con la fusta, como hacen los señores feudales en sus inmensas posesiones. Esa es la mayor herencia que le dejó Néstor, además de las millonarias e inexplicables cuentas bancarias. Es asombrosa la falta de estómago y escrúpulos que ambos evidenciaron a la hora de conducir. Llevaron al éxtasis aquello de que “al enemigo ni justicia”. Pero lo que casi no tiene antecedentes es la ferocidad implacable que tiene a la hora de castigar a los propios, a los que se diferencian con cualquier excusa y pasan a la categoría de traidores.
Ese ADN se formó con el aporte de tres vertientes:
1) La formación setentista, con un desprecio hacia la democracia formal, partidocrática, liberal o burguesa, como se decía entonces.
2) Esa actitud de patrones de estancia desarrollada en Santa Cruz apoyados en su poder económico y en su actividad de abogados buitres para quedarse con muchas propiedades de deudores hipotecarios que no pudieron cumplir sus compromisos.
3) Las características personales de poca generosidad y afecto hacia los demás que, sobre todo Ella, pagó con la ausencia casi total de amigos.
Ese camino la llevó a dinamitar varios de los aportes mas trascendentes que hizo la nueva Constitución Nacional que mañana cumple 20 años. Identificar esos aspectos nos puede ordenar este balance político semanal.
Los convencionales constituyentes del 94 construyeron un producto único por su nivel de consenso y la mirada hacia las próximas generaciones, lejos del chiquitaje del poroteo electoral. Forjaron lo mas parecido a esa “unidad nacional” tan proclamada desde la retórica. Tuvo la impronta de uno de los hombres mas sabios que exhibió este tiempo: Carlos Nino. Representantes del peronismo, radicalismo, socialismo, conservadurismo y hasta los extremos parlamentarios del comunismo y el carapintadismo llegaron a un texto que votaron por unanimidad, salvo la experiencia singular del venerable obispo Jaime De Nevares que renunció al amanecer las deliberaciones. Podría decirse que aquella iniciativa de Raúl Alfonsín que se concretó bajo el gobierno de Carlos Menem fue una especie de “Nunca Mas” constitucional, una lápida definitiva que se le puso al terrorismo de estado (junto al juicio a la juntas y la Conadep) y el momento de mayor acercamiento y consenso del multicolor abanico democrático.
La fractura social expuesta entre peronismo y antiperonismo que tanto odio y daño produjo se fue cerrando en etapas:
1) con el abrazo Perón- Balbín y el legendario discurso ” de este viejo adversario” que despidió “a un amigo”.
2) con Antonio Cafiero en el balcón de la Casa Rosada, pero defendiendo a un presidente radical como Alfonsín frente a la sublevación subversiva de Aldo Rico y sus comandos.
3) Con ese texto de la nueva Constitución que Carlos Menem y Alfonsín sellaron con un apretón de manos y con un pacto de Olivos y una reelección que nublaron mediáticamente el paso gigantesco que se había refrendado en el Palacio Urquiza en Entre Ríos.
El matrimonio Kirchner será responsable ante la historia de haber reabierto aquella vieja herida que tiene una profundidad mayor a la de los años 50 y que hoy se expresa, entre otras cosas, en la soledad parlamentaria y el aislamiento político con la que Cristina va a hacer votar la ley que sus defensores llaman “de pago soberano”. Ni un solo dirigente opositor representativo compró esa vez esa manzana envenenada que alguno había adquirido en otra ocasión. Es que la presidenta abusó del recurso de vestir de gestas heróicas y emnacipadoras cada macana irresponsable que salió de su gobierno. El truquito fue descubierto y ya no tiene tanto efecto porque además, los cachetazos de Cristina cada día que pasa, duelen menos.
Pero Cristina no solo dilapidó el principal capital simbólico de esta joven Constitución de 20 años. También ignoró y malversó otros capítulos de esa Carta Magna de todos y todas.
La jefatura de gabinete en manos de Jorge Capitanich llegó a ser una caricatura de lo que habían previsto los constituyentes. Es una suerte de vocero desmesurado de las desmesuras de Cristina y con cero credibilidad por venir de donde viene en lugar de cumplir con su rol de articulador del tráfico de sugerencias e ideas entre el Congreso y el Poder Ejecutivo.
El Consejo de la Magistratura, los organismos de control y hasta la justicia misma, sufrieron los embates del oficialismo que nunca abandonó la idea de colonizarlos y domesticarlos pese a la serie de derrotas que sufrió en ese intento.
El centralismo extorsivo reemplazó al proclamado fortalecimiento del régimen federal. Las provincias hoy reciben las migajas del 24 % mientras que el estado nacional se llleva la parte del león del 76% pero además, esa distribución es absolutamente discrecional y arbitraria. Por eso, muchas veces se vió a gobernadores o intendentes arrodillados ante el altar de Cristina. Sin que se le caiga la cara de verguenza a Miguel Ángel Pichetto dió como normal y legítima esta actitud perversa. Cuando Alberto Weretilneck, el gobernador de su provincia anunció su pase al massismo lo criticó duramente. Pero no fue por su falta de lealtad o de convicciones, sino porque ahora la provincia se iba a ver perjudicada y Cristina no le iba a mandar un peso para atender todas las deudas que tiene. Estaba cometiendo sincericidio: “por la plata baila el mono”. A ese nivel de indignidad de cenizas quedó reducida la patria federal que tanto reinvindican los intelectuales revisionistas K. La ley de coparticipación que ordenaba la Constitución hace 20 años, ni siqueira se pudo discutir. Y hace 11 que gobiernan los Kirchner. Fue muy lúcido Martín Dinatale en La Nación cuando reveló que Cristina Fernández como convencional, en el recinto, se preguntó, montada en sana rebeldía: “¿Como no va a haber provincias inviables si nos federalizan los gastos y nos centralizan los recursos?”. ¿Que diría esta presidenta de aquella jóven convencional levantisca y justiciera? ¿Que piensa de las provincias petroleras que reclaman lo que les corresponde? La respuesta hasta ahora fue ningunearlos primero y perseguirlos después. Mas allá de que sea cierto que el gobernador Martín Buzzi tiene un millón de dólares flojo de papeles, lo cierto es que la AFIP recién se movió ahora por orden de una presidenta que acostumbra a utilizar estos mecanismos de apriete.
Ese mismo doble discurso, esa idéntica malversación de las promesas de un pais serio parecido a Alemania por un pais en joda similar a Venezuela se repite en muchos de los aportes constitucionales mas valiosos. Es lo que hay.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados

El cristinismo, enfermedad infantil – 22 de agosto 2014

Un sociólogo amigo dice que el cristinismo es la enfermedad infantil del peronismo. Habla de la inmadurez política y no de la potencia de la juventud. Habla del rosario de irresponsabilidades e ignorancias que dejan muy confundidos a mucho militantes oficialistas. Algo parecido pero desde el humor dijo el genial Rolo Villar el otro día:
-Doctor, no se que me pasa. Pienso una cosa, digo otra y hago otra cosa completamente distinta. !! Ayúdeme doctor, por favor, ayúdeme!
- Lo siento amigo, le dice el médico al paciente. Lo siento pero tengo que darle una muy mala noticia. Todavía no se descubrió la cura para el cristinismo.
Es un chiste editorial. Dice la verdad. Le doy algunos ejemplos y usted me dice si no son ciertos.
Muchos de esos muchachos que creen que se las saben a todas, se quejan por los cipayos que se bajaron los pantalones y aceptaron a Nueva York como la jurisdicción para resolver el tema de los bonistas. ¿Quien fue semejante vendepatria? En el 2005 Néstor y en el 2010, Cristina. ¿No lo saben o se hacen los dolobus? Incluso ayer, Orlando Ferreres nos contó que se está demorando la ejecución de una parte de unos bonos de YPF que también establecieron a Nueva York como posible domicilio para litigar. Y en el acuedo secreto que se firmó con Chevrón no está Nueva York pero está Londres que hablando de piratas imperialistas es mucho peor. Eso ya lo firmó Axel Kicillof.
Otros putean a boca llena contra los fondos buitres y los usureros que se aprovechan de los pobres países que no pueden pagar y acusan de traidores a la patria a los que no los acompañan en su mentirosa batalla por la liberación. Ignoran o se hacen los dolobus de como los Kirchner hicieron sus primeros millones en Santa Cruz. Mas buitres que pingüinos se quedaban con la casa de los deudores hipotecarios asfixiados por una ley de la dictadura. Esos fueron los primeros millones. Los millones que vinieron después ya se sabe como lo hicieron. Exitosa abogada ella, arquitecta egipcia también y un águila para encontrar testaferros de parte de Néstor. Y si no me creen sigan la causa Lázaro Báez y después me cuentan.
Un grupo sigue recitando la justicia social derramaron los Kirchner en esta década. En los primeros años, es posible. Gracias a Lavagna, entre otros. Pero después, desde que Cristina y Kicillof se pusieron a jugar con la economía argentina no dejaron un solo buen indicador en pie. La inflación que menos se estima es del 35% en el año. La desocupación, el trabajo en negro y las suspensiones aumentan todos los días. La inflación se comió la devaluación de enero y los ingresos fijos de los jibilados y de muchos trabajadores que encima, le sacan del bolsillo una parte como impuesto a las ganancias. En el último trimestre, culpa de la recesión, se perdieron 143 mil puestos de trabajo. Por primera vez en la década cayó el salario real. Y que alguien lo desmienta si no es cierto.
Empleados de Alejandra Gils Carbó y de Jose Sbatella escrachan a Domingo Cavallo junto a Quebracho, a quienes emplean los servicios de inteligencia y tienen la amistad del cristinismo duro de D`Elía, Bonafini y Florencia Saintout. No se dan cuenta o se hacen los dolobus porque los Kirchner fueron grandes amigos y discípulos de Néstor. Ayer le conté que Cristina apoyó a Cavallo y al resto en las internas del PJ porteño, que Néstor privatizó el banco y ayudó a privatizar YPF y que el ex ministro de economía le pagó regalías como premio y que los diarios calificaban a Néstor como un hombre de Cavallo. En google y en Ambito Financiero puede comprobarlo si quiere.
Hablan de los valores democráticos y todos los días aparecen pruebas de la mega corrupción de estado. Los apellidos de Boudou, Báez, la banda de los patrones del mal llamados Zacarías no son chistes de Jaimito.
Eso explica el nivel de soledad y aislamiento político que acosa a Cristina. Va a aprobar la ley que ellos llaman de pago soberano solo con los votos de su propia tropa y con un toque fuerte de obediencia debida y amenaza de castigo. Eso es producto de la peor herencia que dejará este modelo: la fractura social expuesta.
Un intelectual francés llamado Francois Furet acaba de publicar un libro llamado “Inventarios del comunismo”. Alli califica a la jurásica Unión Soviética como ” una esperanza injertada en una tragedia”. Salvando las distancias, el cristinismo parece lo mismo.
Cristina prometió un país serio parecido a Alemania y nos salió con un país en joda similar a Venezuela. Eso es un chiste. Pero de mal gusto. No como los de Rolo que nos dicen que el kirchnerismo, no tiene remedio. Es la enfermedad infantil del peronismo.

Publicado en Sin categoría | Comentarios desactivados